miércoles, 27 de enero de 2016

No sabía quién era

"el Sol limpia las calles, la memoria,
feroces pasiones atenúa.
Invéntate el final de cada historia,
que el amor es eterno mientras dura"

Media noche, quizás sea el momento menos oportuno para que este despierto y sobrio, pasan tantas cosas por mi cabeza que me veo obligado a sacar un tequila y sumergir esos pensamientos de mi cabeza, no es tan buena idea pero es lo que funciona de forma rápida y eficaz, ¿Por qué sea? No sé, pero el teléfono no deja parpadear el led en señal de que hay algo pendiente, pero no quiero revisar, tantas cosas han pasado que quizás no era el futuro que me imaginaba, no es peor pero tampoco es mejor, me preparo otro caballito de tequila y justo cuando voy a tomarlo se ilumina la pantalla del celular y aparece la razón de una llamada de un número desconocido, pienso un poco para tomar la llamada y lo que hago es tomarme de golpe el caballito mientras  con mi mano derecha tomo la llamada:
Yo- ¿Bueno?
Ella- ¿Qué tal, como te ha ido? Recuerdas hace algún tiempo teníamos llamadas a media noche. (Se notaba una sonrisa mientras hablaba).

Yo- Recuerdo muy poco disculpa ando un poco borracho.
Ella- Sabes tenia tantas ganas de que en alguna borrachera algún día me hablaras, siempre te escuche sobrio y nunca te vi borracho, los demás decían que si tomabas muy a menudo pero conmigo lo más que llegaste a tomar fue un capuchino con amaretto.

Yo- No te pierdes de mucho, yo creo que soy el mismo borracho y sobrio, pero quizás borracho pienso más antes de hablar.
Ella- Sabes siempre quise que fueras conmigo como eres con los demás, que no me sobreprotegieras, que no fueras tan aparentemente educado, que no moderaras tu lenguaje, que fueras más agresivo, no sé, me enamore de aquella figura que tenías con los demás menos con la que tenías conmigo (se escuchaba que ya había borrado su sonrisa).

Yo- Una disculpa pero me gustaba tratarte como alguien especial en mi vida porque eso eras, pero ya vi que no fue buena idea, quizás de ahí radica del porque concluyen mis relaciones amorosas.
Ella- Pero sabes ya fue, quizás eso es lo primordial hablarlo en el momento, tu rostro de seriedad así como tu comportamiento tan inmaduro y tu falta de compromiso te hacen único, aunque sabes eres una persona tan distinta, me tocó verte en tu trabajo, con tus amigos en el mismo bar que me encontraba con unas amigas en una ocasión que incluso te liaste a golpes por defender a una mina que ni conocías pero que no ibas a permitir que le pegaran a una mujer, te vi varias veces mientras jugabas futbol  eras tan distinto ahí que fue donde de plano me enamore de ti, tú liderazgo dentro de la cancha, tus gritos, tu manera de jugar tan agresiva y sobre todo los rituales que hacías debajo de la portería que hacía notar que fueras una persona distinta, alguien que creía en algo.
Yo- Creo que me conoces más a mí que lo que yo me conozco, no busco ser el mismo siempre quizás porque es lo más aburrido que se puede hacer, sabes mi pasión por el futbol ya disminuyo pero mi inmadurez esa sigue presente.

Ella- Mmmmm… (Silencio) Crees que podríamos coincidir así como si nada hubiera pasado, como si nunca nos hubiéramos conocido.
Yo- perfecto, nos vemos a las 20:30 en el bar que siempre tuvimos ganas de ir pero nunca quisimos entrar porque decíamos que solo íbamos a ir cuando tuviéramos que festejar algo.
Ella- Te veo ahí, no faltes,  estaré tomando un whisky en las rocas, del que te gusta.

Al finalizar la llamada me tome 3 caballitos de inmediato, no sabía bien quien era la mina con la que había hablado pero al parecer me conocía más de la cuenta, me dormí sin saber quién era en realidad. Al despertar me la pase todo el día pensando en quien podría ser, quizás ya estaba perdiendo la memoria o quizás solo me recordaba que regularmente me encierro en mis propios pensamientos y no logro ver más a allá de mi nariz, en el trabajo las horas no pasaban tan rápido como era costumbre, más bien era lento el tic tac del reloj gigante que adornaba mi oficina, la vida es lenta cuando tu ansiedad quiere las cosas a la voz de ya, Salí muy tarde sin darme cuenta ya que me había puesto  trabajar como una maquinita sin ton ni son, faltaban 20 minutos para las 8pm así que deje mi trabajo a medias y Salí corriendo, mi auto ya tenía mucho tiempo que no lo aceleraba tanto, llegue pasados 5 minutos de las 8pm, busque de inmediato un cigarrillo total 5 minutos más de espera no hacían la diferencia, mi ansiedad cada bocanada era peor, pero me acabe mi cigarrillo, entre como Juan por su casa no me pidieron ninguna ID o algo para identificarme, me dirigí a la barra y no vi a nadie conocido, después hice un reconocimiento del lugar, llame a un mesero y le pregunte si alguna chica sola había pedido un Whisky en las rocas, me dijo que estaba en la terraza en el área de fumadores, subí sin hacer mucho ruido y sentí varias miradas, quizás era el único de traje en ese bar, pero me valió madre y seguí buscándola, no era tarea difícil buscar un vaso whiskero y una mina sola, empecé de derecha a izquierda como regularmente busco cosas, justo en medio vi a una mina su rostro se me hacía familiar y cuando sintió mi mirada sonrió, le devolví la sonrisa, no recordaba cómo se llamaba pero la ubicaba en alguna parte de mis pensamientos, quizás cuando iba en la prepa o en la uni, en ese inter  quizás pero no recordaba mas allá, me acerque a ella, se iba a parar pero no le permití le di un beso en la mejilla y me senté aun lado de ella, le di un trago a su whisky y solo murmure “vaya, ya me hacía falta un buen whisky” ella me lo quito de las manos y le dio un trago y de inmediato me beso “y a mí me hacía falta un buen beso” también murmuró, aunque debo de admitir que me encanto esa combinación sus besos con un buen whisky, hubo un silencio y ella pidió un trago con vodka y arándano, yo pedí otro whisky y platicamos de cualquier cosa como si fuéramos dos desconocidos, ella me callaba a besos y yo no hacia otra cosa que dejarme llevar, no nos dimos cuenta cuantos tragos pasaron y mucho menos cuantos minutos fueron hasta cuando llego el mesero para invitarnos a pagar la cuenta y retirarnos ya que iba a cerrarse el bar, pague y la invite a seguir tomando, era la fiesta de un amigo pero ella no quiso, me propuso mejor ir a un lugar con menos gente, la tome de la mano y a guie hacia mi auto.


En el auto tomamos rumbo a ninguna parte, solo manejaba y por el teléfono iba evadiendo los alcoholímetros, ella me iba diciendo la ruta paramos en un minisúper y compramos cigarrillos y un etiqueta negra seguí manejando hasta que llegamos frente a la escuela donde estudiamos la preparatoria, pfff cuantos recuerdos vinieron a mi cabeza por cierto recordé que ahí la conocí, me hizo aparcar el auto y meternos como fugitivos, ahí dimos rienda suelta en aquel lugar que conocían como el revolcadero, sucedió que empezamos a recordar un tiempo cuando éramos diferentes y solo nos entendíamos con el tacto y el roce de los cuerpos tuvimos una gran noche nos quedamos dormidos después de esa sesión, al despertar mientras fumábamos unos cigarrillos el sol empezaba a salir y nosotros seguíamos tumbados ahí hasta cuando un vigilante se nos acercó, “no es posible chaval, sigues en las mismas, escuchaba tu voz en la madrugada pero no pensé que fueras tú, vengan les invito un café” seguimos al vigilante decían que era mi abuelito en la prepa porque siempre me cubría todas mis maldades, fue muy grato recordar tan buenos momentos que vivimos ahí, la mina callada solo escuchaba las anécdotas, el abuelito me invito un cigarro lo acepte hace tantos años que no probaba esos unos Alas sin filtro, pffff riquísimo acompañado con el café de un pueblito de Veracruz, me dio de nuevo muchos consejos y me felicito por lo que era hoy en día, no sé si fueron palabras de aliento pero me encanto cuando nos despedimos me dijo “bueno chaval, un gusto volverte a ver, sabía que no ibas a dejar a esa mina, pero sería bueno que cambiaras el modelito no se nota enamorado… que bueno que ya eres alguien, siempre supe que tu ibas a llegar muy lejos a pesar de que casi todos decían lo contrario”  le di un abrazo y corrí a mi auto le regale mi playera de portero que la traía en la cajuela “sigo jugando en el mismo deportivo a las 10 los sábados”, con lágrimas en los ojos solo me dijo “gracias, espero pronto vuelvas y espero irte a ver jugar” , la mina estaba como en shock no sabía que también tenía mi lado humano, me cuestiono durante todo el camino acerca de esos tiempos donde ella solo me conocía de lo que los demás decían de mí, me daba un pico a cada rato yo no hacia otra cosa que dejarme querer, fuimos a desayunar a una birria que me encanta  a ella no le gustó tanto porque decía que ya era vegetariana pero a mí me encanto, la mina solo me observaba y sorprendida me comentaba algo acerca de mi como si recién me conociera, fuimos a caminar al centro eran las 11 am, hacia tanto tiempo que no lo realizaba, mi celular ya se había cansado de sonar y que yo no atendía el llamado y ahora ya estaba sin batería pero eso me valía madre, estaba con ella como un gran viaje en el tiempo, me pidió un favor “sabes, me gustaría que nos regresáramos en metro solo para recordar cuando me dejabas en la estación chabacano y empezabas tu peregrinaje solo” asentí y caminamos de la mano en el metro, empezamos a ser dos adolescentes calenturientos con tocamientos enfrente de la gente, simple y sencillamente nos valía madre nos bajamos yo abrazándola por atrás y ella mordisqueándome la oreja, nos dimos un gran beso en el transborde, alcance a escuchar muchos comentarios como de aprobación como de desaprobación, le di una nalgada al final y ella hizo una mueca de enfado, yo solo sonreí  y en medio de la sonrisa me dio el ultimo pico, la abrace muy fuerte hasta solté “abrazo del oso” como cuando se enojaba y la contenía, ella solo se sonrió y me dijo “nunca vas a madurar, por cierto, gracias me la pase muy bien, sabes sería bueno que si ya no piensas en volverme a ver escribieras todo lo que vivimos en este día, pero sería mejor volvernos a ver”, y se marchó, yo me quede como pendejo viéndola irse sin hacer ningún movimiento solo probando de nuevo el sabor de sus labios, cuando la perdí de vista me regrese hacia el centro y fui por mi auto, iba recordando si sería bueno volverla a ver, pero quizás no sería tan buena idea, llegue a casa encendí la tablet abrí el spotify y puse en aleatorio, escuche "la extraña pareja" de Ismael Serrano y me puse a escribir esta historia…




4 comentarios:

  1. los amores de la secundaria dejan huellas ...saludos.

    ResponderEliminar
  2. a veces pasa que prefiero acordar una cita con alguien que reconozca su voz... que por las nuevas formas estas del tinder, feisbuc y tralalá


    miedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja ya se Jo, muchas veces uno se lleva mejores sorpresas al saber que la otra persona es alguien conocido.

      Un abrazo

      Eliminar

Recopilando un poco de la locura