jueves, 17 de septiembre de 2015

hacerle caso a los sueños

"he aprendido, hacer maletas
y a comer solo, ha reparar espejos rotos..." 
 

Pfff para variar se me había hecho tarde para salir rumbo al trabajo pero bueno ya era algo normal, tome el auto y traía la música de papá no sé porque decidí escucharla en vez de poner el radio pero me di cuenta que hasta ya cantaba las canciones y en un cruce de semáforo me recordé a cuando era niño y decía “a mí no me va a gustar esa música de viejitos” solo atine a sonreír mientras recordaba ese comentario y susurre, creo que si ya me estoy haciendo viejo, le di un sorbo a mi café que me hizo despertar un poco, no tanto por la cafeína si no por lo caliente que estaba y seguía cantando, justo estaba haciéndole el nudo a mi corbata en un cruce muy transitado cuando vi pasar a una señora a dos autos de distancia me di cuenta por que sentí que alguien me veía, cuando la vi tarde un poco en reaccionar no se quizás unos 5 segundos mientras la señora seguía caminando cruzando la calle, cuando reconocí quien era de inmediato me quite el cinturón e intente bajarme, pero empezaron los autos a tocar el claxon ya que se había puesto el verde, como pude volví a subir y avance, solo cruce el semáforo y encendí las intermitentes me pare y abrí el cofre del auto como le hago regularmente para aparcarme en lugares prohibidos, corrí hacia donde había visto a la señora, era imposible pero no se veía nadie, quizás me había tardado 30 segundos desde el momento que la vi y la calle era muy larga y no había rastro del transporte público, quede desconcertado y regrese a mi vehículo, baje el cofre y me metí al auto, me puse el cinturón y seguí con mi camino, me sentía muy disperso y me hice muchas veces esa pregunta ¿En verdad era aquella señora con al que tuve una charla a finales del 2008?, no podía sacarme de mi cabeza esa pregunta, empecé a recordar que apenas la noche anterior en mis sueños sentía que iba a tener un sueño astral pero buscaba la forma de regresar a mi cuerpo de inmediato y despertar, no quería ver qué pasaba así que seguí con el rumbo hacia mi trabajo, llegando unos minutos tarde pero bien, desconcertado pero bien.

El día iba pasando normal, como suelen pasar los días cuando no viene una persona del equipo de trabajo y el trabajo se acrecentaba , sumido en mi trabajo había olvidado aquel suceso de la mañana hasta que una llamada de recepción me hizo salirme un poco de la rutina “Disculpe, le está esperando una persona dice que tiene cita con el Ingeniero Macias” solo respondí que pasara y susurre, “quizás me equivoque de carrera y debí de haber estudiado una ingeniería y no una licenciatura”, paso era un señor nunca lo había visto y al cuestionarlo sobre qué tema venía a ver le daba muchas vueltas, pensaba lo peor sentía que venía asaltarnos, le hice hincapié muchas veces que no manejábamos efectivo y que teníamos cámaras enlazadas con la policía, pero no se inmuto, solo atine a seguir hablando con él, pasaron algunos minutos cuando solo me dijo “Ingeniero, no tema a entrar a sus sueños” agradecí el comentario y se marchó, era muy raro y de nuevo me sumergí en que quería decirme ese señor, baje al cabo de unos minutos y al preguntar sobre la identidad de la persona que había pasado me dijeron que no presento identificación y que había dicho que venia por un tema personal, regrese a mi oficina y me puse a reflexionar un poco sobre sus palabras.

Me toco salir como es costumbre iba hacer el canje de unos pagos, me toco estacionarme en un muy buen lugar, camine por 500 metros cuando entre el tumulto de la gente sentí que me estaban viendo, me sentía un poco incómodo así que baje la velocidad de la marcha y empecé a observar entre la gente de donde venía esa mirada, por fin pude dar, era de nuevo esa señora, quizás estaba situada a 200 metros de distancia, empecé a caminar en dirección a ella, y cuando estuve frente a ella solo logre decir “buenos días” ella respondió el saludo y empezó a caminar y hablar un poco al aire igual que a finales del 2008 cuando la encontré por primera vez , empezó a realizar una remembranza de mis acciones y sentires después de la última vez que nos vimos, me hablo de mis sueños y de las frustraciones que traía, después hizo una pausa grande y me vio directamente a los ojos mientras decía “estas envejeciendo muy rápido tomate la vida con calma, estas intentando hacer muchas cosas pero no las disfrutas y algunas las dejas incompletas, buscas aprender todo pero no lo estas digiriendo muy bien, estas dejando tareas pendientes muy buenas por darle prioridad a tareas muy vanas,  recuerda que todos tenemos una serie de tareas en este mundo físico y para dar el paso al mundo espiritual necesitamos concluir con ellas, disfruta esas tareas porque ya terminándolas tienes que retirarte, no busques cumplir por cumplir disfruta cada etapa y tarea que tienes designada, el tiempo aproximado de tu vida es cuando se tiene planteado que termines con todas ellas y estas avanzando muy rápido, debes de detenerte a disfrutar como realizas cada una de ellas, a las personas no les afecta en nada que tu concluyas tus tareas más rápido ellos siguen con su ciclo normal, toma un respiro y disfruta el momento, no te busques en nadie, no te compares con nadie, por mucho que te cueste pero se tú mismo… por cierto, hazle caso a tus sueños” no me dejo decir nada o mejor dicho no busque decir nada, y ella solo siguió caminando, yo me quede viendo cómo se alejaba, no daba crédito que volvía a pasar el mismo efecto que hace unos años, me quede pensativo, solamente cerré los ojos, y al abrirlos me di cuenta que estaba en mi cuarto, de pie como esperando a alguien, en el suelo se veían mis pisadas, al parecer había sido un sueño, solo espero no haber despertado a nadie mientras soñaba y solo hare una cosa que es hacerle caso a mis sueños…