miércoles, 9 de diciembre de 2015

Aprobado

El chaval estaba como de costumbre cada fin de mes quejándose del terrible tráfico que aqueja aquella gran ciudad, buscando rutas alternas después de un día muy pesado de trabajo hasta cuando un mensaje lo hizo enfadar más “Me puedes traer el informe, es que están los dueños de la empresa “ el chaval solo soltó un golpe al volante como si tuviera la culpa, así que contesto de la mejor forma “Dame unos minutos, estoy en el tráfico, mientras te lo paso por correo para que lo vayan revisando”  el chaval se orilló, saco su celular y lo envió, busco entre su saco el paquete de cigarrillos vaya novedad solo le quedaba el que estaba volteado que siempre él lo llamaba como el de la suerte, ya que desde que abre la cajetilla es el único cigarrillo que sabe que será el último héroe de las mil batallas, lo encendió mientras recibia una llamada “sabes chaval ya lo recibí, deja lo revisamos y te esperamos estaremos en las nuevas instalaciones” el chaval solo confirmo y tomo camino, mágicamente empezó a cambiar el día y eso que ya se avecinaba la noche, el trafico disminuyo en forma considerable y el chaval termino por llegar antes de que concluyeran por leerlo, al llegar solo se preparó un café y encendió un cigarrillo nuevo en el balcón, al parecer les había gustado el informe pero no estaban seguros si podían llevarlo a cabo, ya que los costos previstos eran mayores a la disposición en ese momento, el chaval intento no enfadarse y solo les dijo “vale, me marcan si se animan… por cierto hay algún bar aquí cerca, se me antojo una cerveza” se quedaron pensativos hasta que su contacto comento, “chaval hay uno aquí a dos calles, hay artesanales y se come muy bien, no podemos acompañarte, tenemos otras cosas que hacer, pero cualquier cosa nos avientas un cable” el chaval solo agradeció, se despidió y pensaba ir en su auto, pero pidió permiso para dejarlo un par de horas, obviamente no se negaron y camino rumbo a dicho bar.

Al llegar al pequeño bar pidió una mesa a fuera para poder fumar y se decidió a probar cervezas artesanales que nunca había probado así como acompañarlo con una charola de carnes frías y queso, al darle el tercer trago el chaval no daba crédito lo que estaba viendo, quizás el efecto del alcohol estaba haciendo ya algunos estragos, de su boca salió un “¡Hey!” y la mina que iba pasando solo volteo a verlo, era extraño, hace tantos años que no se veían, quizás unos 5 o 6, ella conservaba la misma felicidad que hacía tiempo, así como la figura era muy similar, pero el chaval sí que había cambiado un poco, por poner un ejemplo antes era un anticapitalista con ideas de izquierda y ahora el único objetivo que tenía en mente era gastar unos duros en el primer capricho que se le atravesara, la mina lo vio detrás de aquella barba y lo reconoció, le dio un abrazo de aquellos que si hablaran dirían “me da mucho gusto volverte a encontrar” el chaval la invito a sentarse, la mina acepto, pidió una artesanal más y empezaron con una charla muy animada, era tan complicado poder entender porque se habían distanciado, se acercó el mesero varias veces más a dejar más bebida para que siguieran alegrando el lugar con sus risas y la buena vibra que compartían, las horas pasaron como inevitablemente sucede, la mina tenía que marcharse y el chaval no tenía la más mínima intención de dejarla ir, así que como solían hacer, pedían la última antes de irse buscaron no tocar ningún tema personal referente a los amoríos, pero se tomaban de la mano y quedaba totalmente amoldada, llego lo inevitable, los celulares sonaron casi al unísono, pero ninguno de los dos los atendieron, vaya muestra de presente estaban presentando este par de chavales, la mina paso al sanitario y el chaval pidió la cuenta, cuando llego la mina se vio sorprendida de que habían un par de cervezas más y totalmente llenas, el chaval no podía hacerle entender que fueron cortesía de la casa, a regañadientes se la tomo la mina y el chaval muy agradecido cuando paso al sanitario paso con el mesero para preguntarle el ¿Por qué les habían regalado un par de tragos?” el mesero solo sonrió y dijo “sabes, hace tiempo vi a una persona que quise mucho tiempo y me hubiera gustado que hubiera sucedido lo que paso con la mina, no los conozco pero se nota que tenía tiempo que no se veían y sobretodo que dejaron algo pendiente… chaval solo te pido una cosa, no te la lleves a la cama, sigue desnudándole el alma pocos logran eso” el chaval solo escucho y por su mente paso toda la información,  le dio un gran abrazo y cerraron el trato estrechando la diestra.


Al abandonar el lugar, la mina cuestiono acerca de cómo había llegado ahí o si el mesero era su amigo, el chaval solo hablo con la verdad, ella asintió casi sin creer, ella estaba ahí por casualidad, digamos que se había quedado dormida en el colectivo y tuvo que regresar algunas calles para tomar otro y que le dejara en casa, el chaval no podía creerlo y le robo un beso como lo hizo cuando recién la conocido, cuando ella estaba hablando y viéndolo a los ojos, la mina se dejó llevar y se dieron el segundo beso más bonito de toda su historia, fueron rumbo al auto, la mina y el chaval seguían tomados de las manos, al parecer el tiempo solo se había pausado y la historia volvería al darle “play”, pero no, en el auto intentaron seguir con la dinámica pero solo se quedó en el intento, volvió a sonar el celular pero ahora solo el de la mina, la voz del otro lado sonaba preocupada y la mina solo respondió que estaba en camino, que había pasado a ver a una amiga, el chaval al escuchar solo cerro los ojos lentamente, la mina lo intentó reanimar con un beso, pero fue complicado el chaval solo se puso serio como regularmente era, la mina al intentar dar explicaciones el chaval solo dijo “no son necesarias, nos vimos por casualidad”  ella fue quien ahora cerro los ojos y dijo “así por casualidad como hace 10 años, ¿pinche casualidad mamona no?”  se dieron otro beso, la mina apurada le dijo que la dejara en la siguiente estación del metro, el chaval no dijo nada más, solo siguió manejando, la mina seguía acariciándole la mano, el chaval le veía de vez en cuando buscando ver más allá de sus ojos, y empezó a recitar “estas tan bonita, te invito un café, la tarde es nuestra, desnúdate”  una gran estrofa de Ismael Serrano que provoco que se sonrojara y le regalara otro beso, al llegar al destino el chaval le negocio por un par de estaciones más, ella termino cediendo, era indescriptible  pareciera que el destino quería ver arder sus futuros, pero ellos no dejaron que pasara a mas, al bajarse el chaval le recordó a la mina que hace 10 años estaban en el mismo lugar el despidiéndose de ella en esa misma estación se dieron un beso muy grande como de los que canta Oceransky, estaba por escapársele un “Te quiero” al chaval cuando la mina dijo “eres un As en detectar las sonrisas de los demás, pero nunca quieres ver cuando la sonrisa cambia de la mina que tienes enfrente, no te pido que la dejes, solo te pido que veas si ella aun sonríe por ti” el chaval se quedó anonadado, no sabía que decir, intento recordar si había dicho algo referente a la mina con la cual estaba saliendo, pero no, no logro dar con ninguna pista, solo preguntó “¿Por qué dices eso?” ella después de darle otro beso contesto “Te conozco chaval, sé que estas flipando por algo que no va a pasar, como suele suceder” y le dio un gran abrazo, el chaval solo disfruto ese abrazo y le dio un beso de esos que si hablaran dirían “te quiero”, al ver marchar a la mina al chaval le llego un mensaje, saco presuroso el celular pensando que sería de la mina diciendo que la esperara, pero no, el mensaje solo decía “Felicidades quedo aprobado, empezamos a trabajar por las tardes como dice en el informe”.


lunes, 9 de noviembre de 2015

Otro Cambio necesario

"Por tener una vida segura renuncio a su vocación
y detrás de una corbata obscura se le va la inspiración"


Era complicado otro cambio de ciudad pero en mi trabajo me lo había ganado y ya era el cuarto lugar en menos de 5 años con la empresa, pero mejor decidí ya no hacerlo dejar mi trabajo y buscar mi sueño huir al que dicen que es el fin del mundo para empezar de nuevo, para ubicarlos trabajaba en una empresa que compra los adeudos que se le tienen al gobierno y la empresa se dedica a brindar la asistencia para que los ciudadanos paguen, así que tenía mucho contacto con los presidentes municipales y gobernadores del estado una gran fama que me había ganado gracias a las fiestas que solía realizar con grandes festines incluso cuando la recaudación no es lo que se esperaba, a la par yo siempre tenía dentro de mi equipo de trabajo a una cocinera de aquellas que te enamoran con el platillo que te cocinen así que también era dueño de una empresa personal que se dedicaba a realizar banquetes para fiestas, teníamos varios clientes pero en especial eran gente con gran poder adquisitivo y algunos políticos, digamos que es como me ganaba la vida, a pesar de que cambiaba tanto de ciudad mi radio no deja de sonar cuando se avecinaban fiestas de fin y de inicio de año, un gran negocio del cual estoy más orgulloso que mi propio trabajo e incluso las ganancias anuales que obtenía podría dejar de trabajar, pero esa es otra historia también disfrutaba mucho mi trabajo me había dado muchas alegrías y también me había proporcionado cierto posicionamiento social que si bien no lo tuviera más de un par de veces ya hubiera estado en barandillas aunque también me había traído unos cuantos problemas, pero no quiero tanto hablarles a que me dedicaba sino más bien, quisiera avocarme a la otra cara de la moneda ciertamente en el tema del amor no he sido muy correspondido, dicen que mi manera de enamorar es muy peculiar porque lleva tiempo y siempre empiezo hablando sobre todo lo malo de mí y aun así quieren seguir compartiendo lo más importante conmigo que es el tiempo, en la cama soy más bien jodido en esa parte no he sobresalido tanto pero quizás la soledad les ha obligado a seguir compartiendo ese espacio conmigo.


Recuerdo tenía un año en la empresa y me había tocado estar en una ciudad pequeña al norte de la republica todos los del trabajo le rehuían para ir allá y como era el nuevo me toco estar allá por mayoría de votos, fue muy complicado hacer negocio y sobretodo trabajar con la gente del norte, afortunadamente donde llegue a comer la primera mañana después de bajarme del autobús fue en una fondita que tenía Doña Ema que es quien ahora es mi cocinera de banquetes, una señora joven pero al parecer con un historial no muy bueno en esa ciudad, entable conversación con ella después de haber probado el café de olla y unos chilaquiles verdes con habanero y un trozo de carne asada, que para ser sinceros le pregunte por el aderezo que utilizo porque la carne estaba deliciosa digamos que me paso como en la película de “ratatouille” cuando hace una explosión en el paladar, creo que hicimos buena amistad porque incluso me consiguió rentar un piso con muy buena ubicación y algunos contactos para que pudiera llegar a ofrecer los servicios de la empresa a un precio justo, a cambio solo de trabajar con ella como mesero los fines de semana, la verdad era muy cansado pero empezaba a ganar unos buenos pesos extras que me ayudaban a seguir ahorrando para cumplir mi sueño de ir en busca del fin del mundo, aparte en esa pequeña ciudad no había mucho en que gastar así que era bueno trabajar como mesero, ahí por cierto conocí a la hija del presidente municipal una mina de 19 años estudiante de Psicología en la mejor escuela del estado y visitaba de vez en cuando a su familia, ella con una belleza igualita a su madre pero con un genio como el de su padre, prepotente como la chingada, una mina de aquellas que están acostumbradas a que la estén chuleando y que le sobren propuestas en cada lugar donde se pare, pero conmigo fue diferente, fue un trato más sin embargo que yo le hacía, solo cortes como a cualquier otra persona y quizás eso le molestaba porque buscaba siempre llamar la atención, la verdad no me caía muy bien pero en una ocasión un domingo estaba fumando un cigarrillo en la plaza del lugar mientras leía a Neruda “20 poemas de amor y una canción desesperada”, se me acerco sin yo darme cuenta y se sentó a un lado de mí, la vi pero me hice como el que no, ella empezó con su recital que se veía lo tenía muy bien preparado “yo creo que ni sabes leer, es más yo creo que el libro te lo encontraste” y sonrió, debo de aceptar que sonreía muy lindo y solo atine a responder “pensé que traía el libro al revés por eso no podía leer, pero mira acércate y tendrás una gran sorpresa” ella de inmediato se acercó y solo cerré el libro de forma suave sobre su nariz, ella solo sonrió y empezamos a charlar y ahí empezó una bonita amistad.


Cada cuando venía era de ley que nos viéramos a las 8 pm los viernes y domingos en la plaza, la tercera banca empezando de derecha a izquierda viendo de frente a la iglesia, compartíamos unos cigarros e incluso algunos libros, hasta que llegamos a los besos, pff besaba muy rico, después cambiamos la banca de la plaza por la sala del piso donde rentaba, después cambiamos la sala por el colchón y de pronto un día así como cualquiera desapareció, ahí empezó mi primer martirio, me detuvieron pro presunto responsable aunque ella había desaparecido a casi 100 km de la ciudad según investigaciones del GPS de su teléfono, pero después de varias torturas me dejaron en libertad, pensaba salirme de trabajar pero justo cuando me soltaron tuvimos un banquete con las familias más acaudaladas de la región, Ema me llamo para ser mesero y así fue, ver que había las botellas más caras e incluso bastante cocaína en cada mesa me sorprendió el poder de las personas, había desde políticos, militares, gente dueña de empresas, en fin, ese día de propinas gane más de lo que ganaba en un año, y eso me ayudo ya que al enterarse del percance que tuve, el dueño de la empresa me mando a otra ciudad pese a que llevábamos recaudado 10 veces más de lo esperado y quizás podríamos llegar a 15 veces pero mejor desistió y me retiro del lugar, fue cuando le comente a Ema de empezar un gran negocio, al inicio no le parecía tanto pero tampoco vivía feliz en esa ciudad así que terminó por aceptar mi propuesta, esta era una ciudad más grande, hacia el este unos 800 km de la anterior estaba en la playa, fue una situación similar gracias al inicio del proyecto invitamos al banquete a grandes personalidades de la región y todo fue un gran festín, ahí estuvimos poco más de un año, recaudamos 13 veces más fue una situación similar conocí a varias minas de familias muy bien posicionadas pero de pronto desaparecían, incluso fue el factor por el cual me cambiaron tantas veces en el trabajo, conocía ciudades y hacia una gran fiesta que era donde podíamos posicionarnos para conseguir buenos precios con el gobierno, hasta que un día, así como de esos días sin querer, Ema enfermo estábamos a 30 km de la frontera sur del país, ya teníamos varios meses ahí y el negocio de banquetes era más redituable que si hubiéramos vendido alcohol o hubiéramos tenido un putero con indocumentadas, era complicado teníamos una fiesta para 1000 personas, se  casaba por cuarta vez el gobernador de ese estado y nosotros éramos los encargados del banquete así que Ema enferma por una enfermedad terminal que en ese momento me entere no podía hacer la comida, así que me encargo como debía de prepararla, tenía que hacer todo a la perfección para que todo saliera bien.


Era viernes 6 pm y no podía animarme a realizar las cosas como ella me lo había dicho, estaba a punto de perder un gran cliente pero sobre todo estaba a punto de hacer algo de lo que me iba arrepentir el resto de mi vida, pero la avaricia me gano y termine tomando la camioneta que teníamos designada para ir por la carne, me fui a la casa del gobernador que estaba borracho hasta el culo y con unas cuantas putas en su casa, una por una las fui amagando al igual que al gobernador, los subí a la camioneta en la parte refrigerada y seguí con camino a la casa del amante de la que iba a ser la esposa del gobernador y ahí los pille a los dos, los lleve también a la parte refrigerada de la camioneta y fui al rastro improvisado que teníamos, tome uno por uno tal cual decía la indicación de la receta, mientras se desangraban por la yugular les empezaba a poner sobre aquellas cacerolas gigantes con agua hirviendo, cuando termine con todos la carne seguía suave a punto, entonces les ponía aquella pasta que siempre tenía Ema y los deje ahí por algunas horas para que agarraran sabor, les saque los ojos y les corte la lengua, lo que quedaba de las cabezas las escondí bajo un árbol de tamarindo grande que existía en esa finca, después los despedace y empecé a realizar unos cortes y la carne empecé a deshebrarla me recordaba aquella tinga de pollo que tanto me gustaba, el aroma que desprendía el horno era maravilloso, olía como muy rico, por fin cercano a las 11 am, pase a dejar la comida en el centro de la plaza que era donde se iba a celebrar la fiesta, cobre el cheque y tome mi carrito para empezar a huir en búsqueda de llegar al fin del mundo a Peumayen y fue cuando entendí por fin porque Ema tenía un sabor especial en su comida y también entendí porque de las desapariciones de las chicas que conocía, lo único malo de ese sabor es que crea una terrible adicción. 

jueves, 22 de octubre de 2015

Eso era más que suficiente

"tengo una pinche maña de comenzar las cosas tan bien y al final arruinarlo todo"

Como era costumbre cada miércoles asistía a ese pequeña fondita donde después de tanto tiempo dude un poco en entrar pero entre, quizás fue más por la costumbre que por el menú que en esta ocasión no me apetecía pero ingrese y me senté en la mesa 5, donde sin decir nada siempre estaba desocupada los miércoles a las tres menos quince minutos, me gustaba esa mesa porque de ahí se veía exactamente hacia ambos lados de la fondita, no estaba tan lejos de la cocina ni tan cerca de la entrada, se presentó una mina que dijo que iba a ser mi mesera por este día y no paraba de sonreír he de confesar que me sentí aliviado al recibir esa sonrisa, me dijo con una voz dulce “¿ya sabe lo que va a ordenar o le traigo la carta?” le sonreí y le pedí una sopa Tarasca y un poco de arroz aparte con un par de claras de huevo, ella no apunto y sonrió, al momento de partir hacia la cocina tropezó un poco con mi pie que solo le hizo perder un poco el equilibrio, alcance a tomarla del brazo para equilibrarla quizás le apreté muy fuerte esto me di cuenta cuando al quitar mi mano se veía un poco la marca de la misma, sin que ella me lo pidiera me disculpe, ella solo sonrió no pasaron más de 20 segundos cuando escuche “¡El chaval de la mesa 5 nunca pide Consomé y huevos estrellados!, Pregúntale de nuevo” me reí un poco, llego la mina y le recordé antes de que me preguntara y anexe un litro de agua de menta, ella sonrió y ahora no se tropezó pero si apunto lo que le pedí, empecé a recordar y era la primera vez que la veía en esa fondita, no preste demasiada atención, cuando llego con mi sopa y el arroz solo le sonreí y le dije gracias, ella solo sonreía y antes de que pusiera el agua en la mesa le dije “perdón, el agua sin hielo” ella me miraba un poco extrañada estábamos más o menos a 28 grados centígrados y yo otra vez sin que me pidiera explicaciones seguí “es que se derrite el hielo y se le pierde el sabor” ella solo se marchó a la cocina, transcurría el tiempo yo la veía y ella hacia lo mismo, nos regalábamos alguna sonrisa cada que nuestros ojos se encontraban, cuando me termine la sopa me tomo del hombro y dijo “¿Qué va a querer de platillo fuerte?” y le respondí con una pregunta “¿Qué me recomiendas?”  ella solo sonrió y comento que todo estaba muy rico y yo solo me le quede viendo, quizás interpreto mi mirada por que de inmediato respondió “Bueno, a mí me gusta más el espinazo y aparte yo lo hice y me quedo muy rico” se sonrojo y no pude evitar sonreír, le pedí un plato con la consigna de que seguramente me iba a gustar, ella seguía roja muy roja, no paraba de verme, yo estaba ya un poco ansioso sentía muy personalizada la atención, pero aparte he de confesar que esa sonrisa me hizo olvidar por completo una junta que tenía por la tarde en el trabajo, llego el espinazo era en salsa verde con verdolagas, ella no me quitaba la mirada de encima, esperando mi aprobación, me di cuenta que me seguía observando intente tardarme más de la cuenta en sacar un poco de carne con el tenedor, lo iba a llevar a la boca y ella me veía, lo probé y sabía muy rico pero como ella me estaba viendo, hice un gesto de desaprobación, su cara fue un poema cuando vio mi gesto, de inmediato la vi a los ojos y le sonreí aparte me reí un poco ella lo entendió y suspiro aliviada, en verdad la comida estuvo muy rica mi celular sonó y una clara consigna del otro lado de la línea que solo me estaban esperando para entregar los resultados, de inmediato pedí la cuenta y pague, deje un poco más de lo acostumbrado de propina y ella me entrego el ticket con su número abajo escrito de mi boca salió un “muchas gracias, estuvo muy rico, aunque le falto un poquito de sal” ella solo sonrió y agradeció con un “gracias” tome mi saco y corrí deje mi numero también escrito en la mitad del ticket que ella me dio.

Llegando a la junta estuve un poco nervioso, no por los resultados que no eran tan malos si no que no dejaba de pensar en aquella mina, mi celular no dejaba de vibrar era un número desconocido, pero no podía contestar solo maldecía al concluir la junta marque al número en cuestión y solo daba tono, no podía creerlo ahora nadie me contestaba Salí un poco desilusionado del trabajo, esperando la llamada de ella, encendí un cigarrillo para mitigar un poco las ansias y emprendí mi viaje llegue a casa y volví a marcarle pero no volvía a contestar así que me dormí con aquella esperanza de que me marcara.

Al despertar estaba un poco cabizbajo el gas se había terminado y hacia un frio de los mil demonios así que me bañe y casi estaba presintiendo que iba a enfermarme, llegue al trabajo y tuve un altercado con mi jefe, presente mi renuncia yo no iba a prestarme a situaciones de corrupción por algo que no me tocaba fui hacia la fonda y estaba cerrada, me senté en una banquita que tenían a fuera del local le marque y no atendió, paso una señora ya de la tercera edad y me dio la mano, sentí una tranquilidad y solo me dijo “ese futuro no es para ti chaval, deja que el pasado corra fuerte muy fuerte, pero no dejes que jamás te alcance, tú también corre lo más rápido que puedas, pero ten cuidado de no alcanzar al futuro sin disfrutar el presente” con dos dedos apago mi cigarro me sonrió y me quito el cigarro de la boca después lo guardo en una bolsita de plástico me la dio y se fue, estaba aun anonadado cuando me hablaron de mi trabajo, querían platicar conmigo tome la bolsita y la guarde en la bolsa del saco, llegue al trabajo, intentamos negociar pero no tuvimos ningún acuerdo, mi renuncia seguía en la mesa sonó mi celular de nueva cuenta, era el mismo número que me habían marcado ayer, me Salí de la oficina y conteste, era un antiguo jefe laboral me ofrecía regresar a trabajar con ellos con el sueldo un poco arriba del que esperaba, de inmediato le dije que sí y que el lunes me presentaría, era jueves y tenía que empacar y mandar traer una mudanza para irme, me dijo que esta vez no iba a ser en Guadalajara, si no en Aguascalientes así que hable con los de mi trabajo, les dije que mi contrato ya había concluido, no era necesario presentar mi renuncia ellos lo entendieron, me dieron a firmar una carta y me extendieron un cheque y podía cobrarlo a partir de mañana, fui de nuevo a la fondita esperando que ya estuviera abierta, al estacionarme escuche una voz que venía de la parte de atrás de mi auto, observe por el retrovisor y era aquella señora ya de edad avanzada que me dijo “anda, vete, no frenes tu presente por un futuro incierto” volví a poner el auto en marcha y acelere a mi casa, en mitad del camino iba recordando las palabras de la señora de pronto mi auto empezó a fallar, ¡Puta madre! Murmuraba mientras golpeaba el volante, al parecer un fusible se había quemado, eran las 9 pm y difícilmente un eléctrico iba a estar disponible justo cuando estaba buscando los documentos del seguro se apareció un señor de traje “¿Puedo ayudarlo en algo?” solo me dijo, a la vez que conteste con el problema del vehículo, “¿Va muy lejos puedo hacer que funcione?” por fortuna estaba muy cerca de casa y el señor saco una pequeña tira de metal e hizo un corte de unos cables y el auto había encendido sin problema alguno, después del agradecimiento quise recompensarlo de forma económica situación que no le pareció, me pregunto la ruta y me dijo que si podía dejarlo un par de kilómetros antes, gustoso acepte.

Dentro del auto empezó la charla, un poco serio me pregunto “¿Crees en el destino?” alegue que a veces si a veces no, pero quizás ya teníamos el camino trazado de pronto hizo un silencio enorme y solo dijo “Chaval, debes de disfrutar, aun estas a tiempo, tienes tanto por delante pero buen está muy trillado, pero no dejes de disfrutar” me hizo la seña que en la siguiente parada de metro lo dejara y así lo hice, cuando bajo le agradecí y con un sonoro “no agradezcas, hoy la suerte esta de tu lado” me quede pensando mientras encendía un cigarro y veía como ese señor se mezclaba entre la gente, seguí con camino a casa cuando llegue al tomar mis cigarrillos vie que había una nota “gracias chaval, antes de que partas sería bueno que platicaras con Nimba, la encuentras esta noche a las 21:15  en el café 45 en la mesa 5”.


Debo de admitir que estaba asombrado, no sabía quién carajos era la señora de la tercera edad menos quien era el tipo que me ayudo y muchísimo menos quien era esa tal Nimba, pero como de costumbre la curiosidad mato al gato, por fortuna el café no estaba tan lejos de casa así que a las 21 horas partí rumbo al café en la bici, me sentía ansioso no podría describir esa sensación de ¿Qué pasará? ¿Qué me dirá? ¿Será la señora de la tercera edad? Cuando por fin llegue, conté las mesas en el orden normal cosa que la mesera se dio cuenta y a la voz de “¿Lo espera alguien?” solo respondí, si en la mesa 5, me pidió que esperara a fuera un momento y fue a la barra, se me quedaban viendo de una forma muy extraña y la mesera le toco el hombro a la una persona que estaba de espaldas en una mesa y me hizo pasar, pero no a esa mesa si no a dos antes de donde estaba tal persona, no pedí nada dije que esperaba a la otra persona, pasadas las 21:30 ya pensaba en pedir un café ya me estaba desesperando pero no lo hice solo seguí leyendo aquel libro de Huxley que estaba sobre la mesa “Un mundo maravilloso”, de pronto alguien se sentó frente a mí, al alzar la vista era la mesera de la fondita, que me regalo una gran sonrisa “¿porque te vas sin despedirte? No habías dicho que ya no ibas a huir, no sé porque llegaste temprano porque ni al trabajo llegas antes de la hora, por cierto mi nombre es Nimba” no sabía que hacer o decir así que empecé por presentarme y hacer un comentario sobre el espinazo de la tarde anterior y terminamos hablando sobre mi cambio de trabajo y por supuesto de ciudad, cuando empezamos hablar de ella se mostró muy a la defensiva, pero no hay verdad que no pueda soltar una persona con un par de whisky en las rocas y unas cuantas insinuaciones, según palabras que recuerdo ella dijo “sabes, no creo que me creas, yo soy de aquellas personas que llaman brujas me habían encomendado un trabajo para ti, ¿recuerdas la niña que has escuchado en varias ocasiones? Las cosas que te han escondido, las cosas que has visto cuando estas solo sin ninguna explicación, bueno pues soy la responsable de eso. sabes hubo una mina que conociste hace algún tiempo y que terminaste huyendo como es tu costumbre, ella quedo tan dolida que decidió hacerse de mis servicios para que tu siguieras huyendo toda la vida” le interrumpí de forma tajante y quiero decir que fui muy grosero, “mira nena, sería bueno que le dijeras a la mina que mando hacer todo esto que muchas gracias, esto me ha servido como no tienes una puta idea, por cierto he aprendido que las despedidas nunca son buenas por eso busco jamás despedirme porque quizás sea la última vez que vea a una persona y me quiero llevar un mejor recuerdo” justo cuando me iba a parar pedí la cuenta, Nimba se me quedaba viendo con una mirada que sabes que quiere decir algo pero no puede o no quiere, soltó un claro “lo sé, te conozco más de lo que te conoces a ti mismo, se la única forma en que vas a dejar de huir” de inmediato saco un revolver que lo acciono en cuanto me apunto a escaso un metro de mi intente reaccionar y la silla resbalo cuando intente pararme, sonó un sórdido ¡Pum! Y sentía como caía sangre en mi propio cuerpo y cuando caí vi como ella corría mientras me miraba, por suerte no tardaron en pedir a los servicios de emergencia, el tiro me dio en la clavícula derecha y por fortuna solo rompió la misma, ahora solo puedo recordar con una sonrisa aquella mina de nombre Nimba que intento que dejara por fin de huir…


martes, 6 de octubre de 2015

Y así fue, Bacalar

ven te invito una chela si me enseñas tu ciudad”


Ella es una mina de la que rompe corazones en cada cruce de esquinas, estaba sentada como si esperara a alguien en especial en una banca solitaria, pasaron los minutos pero ella seguía ahí sumida en sus pensamientos y en su mirada se notaba un vacío, devolvía una sonrisa tímida cuando alguien le sonreía, nadie se atrevía a compartir banca con ella a pesar de ser muy bonita, algunos pasaban y solo la veían, otros ni si quiera se daban cuenta de que ella estaba ahí, hasta que un chaval de esos que van contaminando el ambiente con su cigarrillo se le acerco extendiendo su mano mientras le ofrecía algo y murmuraba “¿gustas un chocolate?” ella lo volteo a ver y con cierta extrañeza tomo uno de los tres chocolates que traía el chaval en la mano mientras decía “¿tiene algo?” y el chaval se limitó a contestar, “si, este  un poco de whisky por dentro” mientras sonreía, ella también le regreso una sonrisa ahora un poco más amistosa y tomo el que tenía whisky, el chaval se sentó junto a ella sin preguntar y la mina se quitó los audífonos mientras decía “Sabes, me gusta este lugar, te das cuenta que tan jodidos estamos, la gran mayoría va comunicándose con los dedos en el celular y los pocos que van hablando traen mueca de fastidio”, el chaval observaba para ser sinceros quizás nunca se había percatado de eso, él era de aquellos que caminaba con el celular entre las manos, pero tenía que hacer algo de conversación, “sabes, quizás la gente va tan apurada que se le olvida vivir” ella solo lo volteo a ver y dijo “¿tienes otro chocolate?” , el nuevamente le ofreció de los dos que quedaban, ella tomo uno y el destapaba el otro, el silencio se hizo presente hasta que el chaval dijo “¿te gustan las historias de piratas?” la mina se le quedo viendo a los ojos y comento “no existen los piratas, eso es una creación del gobierno para decir que toda la vida han existido robos” él hizo una pausa mientras sacaba su celular mientras ponía fotografías, “en este lugar existieron los piratas, la historia cuenta que incluso por eso se edificó ese pequeño fuerte que vez ahí, aunque ahorita funge como museo, ahí existió también la rebelión de los de abajo, cuenta la leyenda que los indígenas se levantaron en armas e incendiaron la iglesia con varios que se creían de casta Divina pero eran simples criollos” la mina le interrumpió de tajo “eres un mentiroso, esa imagen de seguro es de internet, se ve espectacular, y eso del levantamiento de los indígenas solo es puro cuento, quizás ni siquiera exista un lugar llamado Bakhalal”  el chaval solo la miro y corrió rápido las fotos hasta donde encontró una donde él estaba sobre una lancha y el paisaje era maravilloso la laguna en distintos tonos de azul que se llegaban a mezclar incluso con el cielo despejado de la misma foto, la mina al verla solo puso una cara de sorprendida, no podía creer que eso en verdad existiera, juntos se fueron a un bar muy concurrido para seguir platicando, la mina quería escuchar más sobre ese lugar y el chaval solo quería estar más tiempo con ella.


Esas cervezas dieron pie para que ellos se conocieran más, digamos que pasaron varios meses, se sentaban en la mesa de un bar, en las escaleras de la catedral, en alguna banca de parque, en los museos de la ciudad, alguna vez compartieron butaca en un cine pero los terminaron corriendo por realizar actos inmorales dentro de la sala, ella escuchaba atenta a las historias del chaval quizás lo hacía porque no tenía nada más importante que hacer y el chaval le encantaba contar sus historias casi siempre enalteciendo la situación o haciendo un poco de sátira, así era él.


Cierto día la mina un poco harta de la ciudad y que recién había visto la película de “Piratas del Caribe” se sentó frente al chaval en aquel café de los que aún pueden decir que se han mantenido en pie después de la entrada de los café extranjeros, vio al chaval como queriendo ver más allá de él quizás se podría decir que no podía creer que se había enamorado del chaval o mejor dicho de las historias del chaval y de la compañía del mismo, soltó un largo suspiro y de tajo le dijo “te invito aquel mágico lugar del cual me contaste cuando recién nos conocimos, ¿recuerdas? En ese lugar donde existieron piratas y luchas sociales” el chaval solo se limitó a decir “Bakhalal” la mina seguía viéndolo con ese silencio y extrañeza que solo se puede ver en alguien que no puede creer el presente por muchas razones no tanto por ser irreal si no por habérselo encontrado en el lugar menos indicado y haberse conocido de la forma menos romántica posible, el chaval interrumpió la mirada de la mina cuando le dijo al mesero “dos expresos cortados por favor” la mina recordó que ella no era fan del café pero poco a poco le había agarrado el gusto por culpa del chaval, y retomando el tema le dijo “¿entonces, vamos o me dices cómo llegar?” el chaval sonrió y al parecer era una sonrisa de aquellas que sabes que mueven al mundo, “vale, pero te parece bien el siguiente fin de semana, necesito unos días para pedir mis vacaciones” , la mina no hizo más que volver a suspirar y volverse a perder en los ojos del chaval que con sus manos jugaba con el recipiente de la canela, y solo pensaba en lo inmaduro que era la mayoría de las veces, llegaron los expreso y siguieron con la charla por un espacio de una hora, ya tenían planeadas las vacaciones, era algo de ida y vuelta solo cuatro días 3 noches tenían reservados.


El día llego, el chaval estaba nervioso esperándola en el mostrador del aeropuerto con el boleto en mano de ambos, tenía pensado incluso salir corriendo y no tanto por no compartir con la mina si no por el hecho de viajar en avión, sería la primera vez y estaba muy nervioso, el chaval se logró recomponer un poco cuando vio a la mina con una pequeña maleta de viaje, solo sonrió el chaval y toda la tensión se salió en esa sonrisa, la mina llego y le dio un pico bastante rico, el chaval solo le correspondió y se formaron siguiendo el protocolo, por fortuna el viaje en avión no fue algo que tuviera que joder el chaval, ya que la mina lo mantuvo distraído recordando que le temía a las alturas, llegaron por fin a Chetumal y de ahí tomaron un taxi que los llevaba a “BAkhalal” o mejor dicho Bacalar, la mina se quedó impresionada cuando en vivo vio aquella laguna en diferentes tonos de azules, la cara que hizo es indescriptible, no hay forma y/o poder humano que pudiese describir esa gran felicidad que desbordaba su rostro, llegaron al hotel solo a dejar las cosas, el calor era un gran día para salir a recorrer el pueblo, tomaron dos bicis del hotel y empezaron a recorrer las calles, la mina solo logro decir “este lugar tiene, tiene una mística, no sé, yo pensaba que estabas exagerando con tus comentarios como solías hacerlo, pero te has quedado corto, es, es, un lugar maravilloso” el chaval la veía sonriendo con cara victoriosa y dio rumbo a un pequeño embarcadero en la laguna, donde la mina se puso a donde termina y empezó observar embobada aquel paisaje, con mucho trabajo llegaba parpadear, el chaval como de costumbre, vio el momento oportuno de arruinar el momento y camino sin hacer ruido donde ella estaba, le pidió su celular con la excusa de que se había quedado sin batería, la mina se lo dio y el chaval aprovecho para arrojarla al agua y claro tomarle una foto mientras se descojonaba de risa, la mina volvió a la realidad diciendo “pensé que era agua salada, parece mar” el chaval seguía riendo tanto que no se dio cuenta que la mina logro jalarlo para arrojarlo también al agua y ahí jugaron por un buen rato como chavales de secundaria, se notaba el amor en sus miradas.


Por la noche se encontraron con otros huéspedes en la alberca e hicieron una pequeña lunada, bastaron unas botellas de tequila, unas cervezas y una guitarra para hacer esa noche algo excepcional, quizás ha sido la mejor noche registrada en la vida de ambos, al otro día decidieron ir a desayunar al centro, caminaban ya de la mano y dándose picos a cada rato, se acercó un tipo a ofrecerles un viaje por la laguna, todo iba normal hasta que reconoció al chaval, lo saludo de una forma muy amistosa y les dio precio especial ya que el chaval siempre lo contrataba, quedaron justo un par de horas antes del atardecer que es cuando mejor se está en la laguna, antes aprovecharon para seguir conociendo el pueblo, un buen rato estuvieron en el fuerte de San Felipe donde se tomaron varias fotos estando con los cañones y poniendo cara como si estuvieran en guerra, era magnifico, ahí la mina se dio cuenta que en verdad si hubo un levantamiento de los oprimidos, una “guerra de castas” donde el guía reprodujo con exactitud lo que el chaval antes había mencionado, la mina muchas veces hacia pausas y se le quedaba viendo como queriendo ver atravesó de esos ojos, dio el momento exacto para llegar a la lancha con los del “Venado Azul Bacalar” fue un momento hermoso, la mina y el chaval no se separaban hasta cuando llegaron al cenote de la bruja, la mina empezó a sentirse extraña y no pudo estar mucho tiempo, les pidió que se retiraran pronto de ahí, el chaval aún estaba nadando cuando le grito por primera vez de forma grosera, el chaval no entendía que pasaba, terminaron el viaje en la mina se sentía aún muy extraña, cosa que ni una cerveza artesanal ni un buen tequila lograron solucionar.



En medio de la noche, el chaval escucho unos pasos y como que se abría la puerta de la habitación, noto de inmediato que no estaba ella, así que se puso el pantalón y sus tenis y echo a correr hacia la puerta la mina ya le llevaba unos metros ya que se había montado en la bici del velador, el chaval corriendo no pudo alcanzarla y pronto la perdió de vista, siguió la ruta camino abajo, pero no la veía, el chaval saco un cigarrillo mientras seguía caminando, de pronto sonó un grito ensordecedor, muchos lo escucharon porque de inmediato salieron de sus casas, el chaval seguía caminando hasta que una persona de edad avanzada lo abrazo y no le permitió seguir caminando, tenía mucha fuerza, empezó a gritar y manotear al escuchar a lo lejos “ayúdame, no me quiero ir aun, ayúdame” era la voz de la mina, como pudo se soltó del viejo y corrió hacia la laguna brinco un par de cercas y vio a la mina nadando alrededor del cenote de la bruja, pareciera como si se la fuese a tragar ese gran hoyo, el chaval salto a la laguna pero no pudo ver a la mina, ya no se escuchaba la voz ni tampoco como si alguien nadara, el pueblo se logró reunir y sacaron a fuerza al chaval, entonces saco de nuevo un cigarrillo y el viejo le pidió uno, el chaval se lo dio mientras se hacía preguntas, el viejo solo dijo, “sabes, este lugar es tan místico que la gente que viene, llega para quedarse para siempre”  y le platico de como el termino solo en ese lugar, justo hace 60 años, cuando con la novia con la que llego de pronto en la noche se volvió loca y se avento al cenote de la bruja…

jueves, 17 de septiembre de 2015

hacerle caso a los sueños

"he aprendido, hacer maletas
y a comer solo, ha reparar espejos rotos..." 
 

Pfff para variar se me había hecho tarde para salir rumbo al trabajo pero bueno ya era algo normal, tome el auto y traía la música de papá no sé porque decidí escucharla en vez de poner el radio pero me di cuenta que hasta ya cantaba las canciones y en un cruce de semáforo me recordé a cuando era niño y decía “a mí no me va a gustar esa música de viejitos” solo atine a sonreír mientras recordaba ese comentario y susurre, creo que si ya me estoy haciendo viejo, le di un sorbo a mi café que me hizo despertar un poco, no tanto por la cafeína si no por lo caliente que estaba y seguía cantando, justo estaba haciéndole el nudo a mi corbata en un cruce muy transitado cuando vi pasar a una señora a dos autos de distancia me di cuenta por que sentí que alguien me veía, cuando la vi tarde un poco en reaccionar no se quizás unos 5 segundos mientras la señora seguía caminando cruzando la calle, cuando reconocí quien era de inmediato me quite el cinturón e intente bajarme, pero empezaron los autos a tocar el claxon ya que se había puesto el verde, como pude volví a subir y avance, solo cruce el semáforo y encendí las intermitentes me pare y abrí el cofre del auto como le hago regularmente para aparcarme en lugares prohibidos, corrí hacia donde había visto a la señora, era imposible pero no se veía nadie, quizás me había tardado 30 segundos desde el momento que la vi y la calle era muy larga y no había rastro del transporte público, quede desconcertado y regrese a mi vehículo, baje el cofre y me metí al auto, me puse el cinturón y seguí con mi camino, me sentía muy disperso y me hice muchas veces esa pregunta ¿En verdad era aquella señora con al que tuve una charla a finales del 2008?, no podía sacarme de mi cabeza esa pregunta, empecé a recordar que apenas la noche anterior en mis sueños sentía que iba a tener un sueño astral pero buscaba la forma de regresar a mi cuerpo de inmediato y despertar, no quería ver qué pasaba así que seguí con el rumbo hacia mi trabajo, llegando unos minutos tarde pero bien, desconcertado pero bien.

El día iba pasando normal, como suelen pasar los días cuando no viene una persona del equipo de trabajo y el trabajo se acrecentaba , sumido en mi trabajo había olvidado aquel suceso de la mañana hasta que una llamada de recepción me hizo salirme un poco de la rutina “Disculpe, le está esperando una persona dice que tiene cita con el Ingeniero Macias” solo respondí que pasara y susurre, “quizás me equivoque de carrera y debí de haber estudiado una ingeniería y no una licenciatura”, paso era un señor nunca lo había visto y al cuestionarlo sobre qué tema venía a ver le daba muchas vueltas, pensaba lo peor sentía que venía asaltarnos, le hice hincapié muchas veces que no manejábamos efectivo y que teníamos cámaras enlazadas con la policía, pero no se inmuto, solo atine a seguir hablando con él, pasaron algunos minutos cuando solo me dijo “Ingeniero, no tema a entrar a sus sueños” agradecí el comentario y se marchó, era muy raro y de nuevo me sumergí en que quería decirme ese señor, baje al cabo de unos minutos y al preguntar sobre la identidad de la persona que había pasado me dijeron que no presento identificación y que había dicho que venia por un tema personal, regrese a mi oficina y me puse a reflexionar un poco sobre sus palabras.

Me toco salir como es costumbre iba hacer el canje de unos pagos, me toco estacionarme en un muy buen lugar, camine por 500 metros cuando entre el tumulto de la gente sentí que me estaban viendo, me sentía un poco incómodo así que baje la velocidad de la marcha y empecé a observar entre la gente de donde venía esa mirada, por fin pude dar, era de nuevo esa señora, quizás estaba situada a 200 metros de distancia, empecé a caminar en dirección a ella, y cuando estuve frente a ella solo logre decir “buenos días” ella respondió el saludo y empezó a caminar y hablar un poco al aire igual que a finales del 2008 cuando la encontré por primera vez , empezó a realizar una remembranza de mis acciones y sentires después de la última vez que nos vimos, me hablo de mis sueños y de las frustraciones que traía, después hizo una pausa grande y me vio directamente a los ojos mientras decía “estas envejeciendo muy rápido tomate la vida con calma, estas intentando hacer muchas cosas pero no las disfrutas y algunas las dejas incompletas, buscas aprender todo pero no lo estas digiriendo muy bien, estas dejando tareas pendientes muy buenas por darle prioridad a tareas muy vanas,  recuerda que todos tenemos una serie de tareas en este mundo físico y para dar el paso al mundo espiritual necesitamos concluir con ellas, disfruta esas tareas porque ya terminándolas tienes que retirarte, no busques cumplir por cumplir disfruta cada etapa y tarea que tienes designada, el tiempo aproximado de tu vida es cuando se tiene planteado que termines con todas ellas y estas avanzando muy rápido, debes de detenerte a disfrutar como realizas cada una de ellas, a las personas no les afecta en nada que tu concluyas tus tareas más rápido ellos siguen con su ciclo normal, toma un respiro y disfruta el momento, no te busques en nadie, no te compares con nadie, por mucho que te cueste pero se tú mismo… por cierto, hazle caso a tus sueños” no me dejo decir nada o mejor dicho no busque decir nada, y ella solo siguió caminando, yo me quede viendo cómo se alejaba, no daba crédito que volvía a pasar el mismo efecto que hace unos años, me quede pensativo, solamente cerré los ojos, y al abrirlos me di cuenta que estaba en mi cuarto, de pie como esperando a alguien, en el suelo se veían mis pisadas, al parecer había sido un sueño, solo espero no haber despertado a nadie mientras soñaba y solo hare una cosa que es hacerle caso a mis sueños…



jueves, 27 de agosto de 2015

Por suerte, Olvido

“...y se fue sin decir: llámame un día...”


Es complicado intentar recordar varias cosas incluso mi nombre, hay veces que no recuerdo ni quien soy y otras tantas solo recuerdo pequeños fragmentos de mi pasado, no sé si todo se deba aquellos golpes recibidos en la cabeza, algún medicamento caduco, al exceso de alcohol o simple y sencillamente por probar el ácido que derramaron unas baterías de una avioneta que era recargable, ¿Cuándo empezó esto? La verdad no recuerdo, fue un día que me preguntaron el himno nacional de pronto ¡pum! Se esfumo de mi mente, se puso en blanco, combinaba las estrofas con el juramento a la bandera y el himno al estado de México, ¿qué pasaba? durante 12 años lo cantaba religiosamente los lunes antes de las 11 am, pero bueno se me olvido, después leyendo un libro que tanto me gusta (Noticia de un secuestro) olvide que seguía y me emocione tanto que no recordaba que ya lo había leído hasta que una amiga me paro del caballo y me dijo “Wey es la quinta vez que lo lees en el año, no es posible que no lo recuerdes” puta madre lo decía con tanta seguridad que parecía que era verdad, después lo supe cuando vi que había varias frases encerradas y era un síntoma claro que ya lo había leído, aunque a veces los recuerdos me juegan mala jugada, hace poco estaba intentando recordar a una mina que formo parte de mi pasado pero al momento que la recordaba me di cuenta que no era ella si no era un mezcla de otras minas, no sé qué pasa.

Estaba justo frente a ella con su sonrisa maravillosa de esas que pocas personas pueden tener, pero olvide como se llamaba, me presente y ella diciéndome Qué graciosito eres, solo limite a sonreír, le gustaban un poco los deportes y leer, leía bastante así como también le gustaba no saber del pasado de las personas, siempre que intentaba hablar de algo que incriminaba el pasado ella sacaba otro tema a flote, ¿Por qué? La verdad no sé pero era muy bueno estar con ella, cada llamada telefónica parecía que la estaba empezando a conocer, aunque para ser sinceros después de un tiempo cuando supo que en verdad no recordaba casi nada fue cuando ella ya no volvió, me hacían bromas variadas diciendo que seguramente la había olvidado cuando había ido al super, pero yo se que se fue como dice Sabina ...y se fue sin decir: llámame un día... para ser mas claros, se fue a donde habita el olvido.

Lo más raro de todo es que no he tenido problemas para ir a trabajar, pocas veces me pasa que no entiendo lo que leo pero porque en verdad no estoy leyendo me pierdo en un espacio cósmico y después desespero porque no sé que estoy haciendo con eso en las manos leyendo algo desconocido que no sé cómo se lee, pero después se me olvida y vuelvo a retomar la lectura.

La última vez que me paso algo así, estaba en el trabajo Salí temprano ese día no recuerdo bien porque, pero iba camino a casa cuando me pare en una gasolinera ya que el tanque estaba por vaciarse, lo llene y ya era noche, pase al minisúper y compre una coca y una sopa instantánea, al estar comiendo empezó a vibrar mi celular, solo vi que decía “casa” pero no sabía qué hacer con ese aparato, así que le dije al que despachaba si me ayudaba, y con el rostro extrañado solo deslizo el dedo sobre la pantalla, le dije que gracias y empecé hablar, era mi mamá, decía que si aún estaba yo en el trabajo, le respondí que no, que estaba cerca de casa, me dijo que en donde, le pregunte al despachador de nuevo y no le creí lo que dijo, así que revise la factura de lo que había comprado y me di cuenta que estaba a 400 km de casa, puta madre, no supe que decirle a mamá para que no se preocupara, solo se me salió un, no te preocupes no llego a dormir hoy, ya me acorde, tengo que terminar un proyecto para mañana temprano, del otro lado de la línea mi mamá solo asintió, ¿Cómo o porque había llegado a ese lugar? Me maldecía a mí mismo, así que lo que se me ocurrió en ese momento fue poner el GPS rumbo a casa o bueno eso creí, termine en una institución de salud mental que al verme les dio mucho gusto es como si me estuviesen esperando, cuando les pedí una papeleta para internar y leyeron mis datos solo dijeron “Siempre tan bromista, quizás sería bueno que si fuera cierto, para que veas que se siente ser paciente” solo sonreí y camine hacia la habitación que siempre estaba vacia, aquella que mis compañeros me decian que estaba reservada para mi, hace ya cuatro años que deje ese trabajo, era la misma la habitación 12 Pasillo B, sección Cuarta.


Después de ese día sigo aquí, no sé cuántos días o meses o años llevo aquí, yo mido el tiempo por libretas, llevo 4 libretas llenas de escritos desde el primer día que duermo en este cuarto blanco, al parecer no tengo nada solo que hay días que no se ni como me llamo e incluso dicen que también se me olvida como hablar ya que no hilo las letras, hago sonidos que no tienen que ver con el objeto o la imagen que señalo, mis amigos y familiares vienen seguido a verme y si tengo suerte estoy con ellos platicando me gusta conocerlos nuevamente, anqué muchas veces me preocupo pienso que algo no va bien pero por fortuna siempre termino olvidando...


martes, 11 de agosto de 2015

No me hubieras ilusionado

“…Sabes, mi primer auto fue uno tuneado y  lo vendí por que no iba conmigo, perdón por mi analogía tan barata pero así me pasa contigo…”

Recuerdo como te conocí fue en el verano pasado recién, me había quedado de ver con mis amigos en un bar de esos típicos de la condesa, donde puedes encontrar cervezas artesanales y tapas españolas, mis amigos habían demorado algo más de la cuenta así que decidí ir pidiendo una artesanal y unas alitas mientras llegaban fue cuando te vi, al ir al sanitario estabas tú ahí sentada como esperando a alguien o algo, por irte viendo choque levemente con la pared de inmediato me recompuse y empezó a volar mi imaginación, recuerdo que no habías sido la mina más hermosa que hubiera visto pero si muy cercana, cuando Salí del sanitario te volví a ver, nuestras miradas se cruzaron y solo atinaste a decir cuidado con la pared mientras echabas a reír, solo te regale una sonrisa, después de un par de cervezas agarre valor y me acerque a tu mesa, seguías estando sola y mirando el celular y me auto invite a sentarme en tu mesa, no sé porque lo hice ni se cómo lo hice pero al cabo de un par de minutos recuerdo que ya estábamos hablando, igual tus amigas te habían dejado plantada o al menos eso me dijiste, después de unos minutos de charla llego un tipo a la mesa, y me presentaste como Juan pi un amigo de la infancia allá en Hermosillo, solo intercambiamos números con la esperanza de vernos después, pague la cuenta y me retire sumido totalmente en el fracaso. Al otro día me pare temprano para andar rodando un rato en la ciudad en la bici, mi mente estaba en otro mundo no podía sacarte de la cabeza pero la escena del día anterior me había dejado en claro que era tu novio, justo iba a un costado de bellas artes cuando recibí una llamada de un número desconocido lo pensé un poco pero respondí quizás era numero equivocado,
-          Bueno
-          Juan Pi (risas), ¿Qué tal cómo estás?
-          Bien aquí rodando un poco en la ciudad ¿y tú?
-          Si ya se, te acabo de ver pasar en una bici, estoy tomando un café y quería ver si no gustas acompañarme.
-          Me gustaría, pero no estoy como muy presentable para estar en un café.
-          No te pongas así, venga hay mucha gente así deportiva aquí, estoy en el cielito para que me acompañes.
No me dejaste responder solo colgaste, pfff quizás era lo que quería, volver a verte y conocerte un poco más, así que bueno regrese hacia el café, enganche la bici y fui a donde estabas, me saludaste con un beso como si fuéramos viejos conocidos, me quede sorprendido pues también traías ropa deportiva reconocí de inmediato el olor de tu bebida  fui a la barra y pedí dos horchata calientes y nos sentamos a platicar un poco, no eras tan superficial como dabas a primera impresión, incluso me encanto tu idea de esa tarde recorrer algunos museos, te recuerdo eras muy extraña ah y también tenías tu bici enganchada, terminamos la travesía en el monumento a la revolución, recuerdo de fondo estaba sonando Mozart cuando nos dimos ese primer beso en el mirador del monumento a la revolución, que extraño yo un tipo de esos que te encuentras en cada cruce de esquina y tú de esas minas que siempre levantan más que polvo al pasar.

Pasaron pocos días cuando ya caminábamos de la mano en la ciudad, recorríamos algunos bares y me intentabas enseñar a bailar salsa pero bueno ese tema mejor no lo tocamos, lo mismo cenábamos en los tacos que en algún restaurante italiano, pero con el paso de interactuar más contigo me daba cuenta que si eras muy superficial pero conmigo intentabas ser algo diferente, lo sé cuándo te escuchaba hablar con alguna de tus amigas y por lo que dictaban tus recuerdos, recorrimos algunos pueblos mágicos de la mano pero donde en verdad nos conocimos fue en laguna larga Michoacán, recuerdo esa mañana estábamos desayunando una birria en las 9 esquinas en Guadalajara, cuando de pronto te llego un mensaje y tu semblante cambio demasiado por más que insistí no me dijiste nada, solo que te habías acordado que de niña iban a un rancho un poco lejos de ahí y que te gustaría ir a visitarlo, yo la verdad no quería, estaba muy lejos y rompía con nuestro itinerario pero como es costumbre termine por ceder, después de recorrer un poco Guadalajara y hacer la última parada en los tacos de pescado de La paz emprendimos el viaje hacia Michoacán y llegamos a un lugar hermoso llamado Laguna larga, no traíamos ropa para el frio y tuvimos que comprar, alquilamos una cabaña y compramos un poco de licor y bombones para poder mitigar el frio, apagaste tu celular algo que nunca hacías pero lo hiciste y nos dedicamos el uno al otro por esa noche; por la mañana emprendimos el regreso a la ciudad de México, al parecer habías olvidado el cumpleaños de tu mejor amiga, y ese día fue el último que te vi durante el paso de dos semanas, esas dos semanas me sirvieron para empezar a hilar y a pensar un poco en esa extraña relación que teníamos y también en conocer a Daniela una niña maravillosa, cuando decidiste que nos volviéramos a ver yo tenía una sobrecarga de trabajo así que pase a verte por la noche ese día, el color rojizo en tu piel no dejaba mentir que estuviste en la playa pero no quería discutir y me trague tu cuento que anduviste plantando arbolitos en el Desierto de los Leones, venía muy atosigado del trabajo y quizás eso me ayudo a poder sacar lo que traía y solo te dije Sabes, mi primer auto fue uno tuneado y  lo vendí por que no iba conmigo, perdón por mi analogía tan barata pero así me pasa contigo me deslumbraste en el primer encuentro y no me quejare ni me arrepentiré del tiempo que estuvimos juntos, pero, yo creo que no vamos bien, no me gusta fingir y ambos fingíamos, me interrumpiste como era tu costumbre con un poco de llanto en los ojos, no citare todo lo que dijiste solo que la idea principal es que querías estar con alguien diferente, que querías cambiar tu vida por eso habias elegido estar conmigo, pero que esa sonrisa había costado demasiado como para perderla en un abrir y cerrar de ojos, me diste el último beso y cerraste con un te vas arrepentir, no me hubieras ilusionado.


Pasaron un par de meses sin saber de ti, hasta cuando un día iba en la bici como cualquier otro día, de pronto me alcanzaron en un auto de reciente modelo y un tipo me dio con bate de baseball en las rodillas, no se robó nada, solo me destrozo de nueva cuenta los ligamentos y meniscos, por fortuna Salí bien en la operación estaba conmigo Daniela en el cuarto de hospital cuando me llego tu mensaje, espero que estés bien y ojala pronto regreses a jugar fútbol :D, pero te dije que te ibas arrepentir por haberme ilusionado, no dude en contestarte, gracias , creo que me has enseñado una valiosa lección, por cierto ojala tu también hayas aprendido algo en el tiempo que estuvimos juntos, por ejemplo Miguel Hidalgo y Costilla es el padre de la patria y no Benito Juárez, la segunda guerra mundial si existió y no solo es producto de películas y que tenía razón Lazcano Malo aquel que tanto te cagaba ir a sus conciertos, “el amor no se puede dar, entre un ave y un caballito de mar”.


martes, 4 de agosto de 2015

Sabia que ibas a volver por mi

Había sido un día pesado caminando por las calles de esta gran ciudad pasando a varias entrevistas de trabajo, solo alcance a murmurar a este país se lo está llevando la chingada, me senté en una banca de plaza de armas mientras sacaba mi teléfono y recordaba un gran pasado, en esa foto estábamos tu y yo, yo con rostro serio y tú con una cara que estabas claramente enamorada bueno al menos después de mucho tiempo me di cuenta de eso, no sé qué vine hacer a esta ciudad bien lo dicen, nunca hay que volver a los lugares de las viejas alegrías, pero como de costumbre estoy aferrado a un pasado al cual ya no me pertenece, pasa eso mientras escucho a Oceransky, enciendo un cigarro y me dedico a solo observar la foto como si quisiera que salieras del celular y compartieras unas palabras conmigo, pero no sucede, eran tantas mis ganas de verte que sonó mi celular creo que sonreí demasiado, pero bueno no eran tan buenas noticias solo era de uno de los empleos que llevara mis documentos al día de mañana para empezar a trabajar, iba ya un poco más tranquilo camino al depa cuando sumido en mi pensamiento choque con otra persona, y me disculpe, una disculpa, andaba distraído, soltaste un no hay cuidado yo también ando un poco distraída mientras me regalabas una sonrisa, sentí algo tan extraño no sé si ustedes han sentido alguna vez como que ubican esa sonrisa, no hice más que decirte perdón ¿te conozco?, y tú de igual forma te me quedaste viendo y me dijiste sabes, no se si te conozco o no, pero sé que te gusta el whisky, fumas cubanos, te gustan los antojitos mexicanos, el futbol, eres tan normal y tan extraño al mismo tiempo, pero no recuerdo quien eres, no podía creer me seguías conociendo pero quizás cumpliste tu promesa de olvidarme, me quede parado solo viéndote a los ojos ¿gustas un café? Esta un café dentro del museo y sé que te va a encantar, solo me miraste fijo a los ojos y me sonreíste claro, es mi favorito.


El café la verdad fue un viaje al pasado, pareciera como si te volviera a conocer y tú me estuvieras conociendo apenas, me encanto por que supe que habías logrado muchos sueños de los que hacía tiempo atrás me habías contado y que ahora no recordabas, era una plática como de grandes viejos amores, por más que intentaba indagar por qué no me recordabas era en vano, siempre te salías por la tangente y sabias como manejar la situación, pero tenías algo en la mirada, te brillaban los ojos mientras me veías algo por lo cual siempre te hacia burla, cuando me tocaba hablar me halagabas la voz y hacías movimientos con la boca, hasta cuando le tome a mi segundo café y tomaste una servilleta e hiciste como si fueras a limpiarme la barba y me diste un beso con sabor a que estuvo guardado durante muchos años, pfff volviste a encender la chispa, nos besamos por un largo tiempo después dijiste que tenías que irte, yo sabía que no era verdad así que te insistí un poco y por fin te quedaste pero con la condición de que cantáramos una canción en el karaoke de la vuelta, así que como era de esperarse tuve que ceder la verdad quería estar contigo, llegando al bar tu elegiste la canción, así que cuando toco nuestro turno sonó Inspiración de Benny Ibarra, claro que me la sabia si desde que rentamos aquella película no parabas de cantarla en el auto, ya habíamos pasado del café a whisky en las rocas, y las miradas se hacían tan insistentes como los besos, creo que ella seguía enamorada y yo también, salimos del lugar con la promesa de vernos el fin de semana siguiente.


Fue complicado poder cerrar el mes, por fortuna me pagaron las horas extras y pude comprarte un perfume que recordaba que hace tiempo lo habías utilizado, te pusiste tan feliz y a la vez tan desilusionada que me dijiste Perdón pero, no puedo aceptarlo sabes, tengo novio y puede enojarse, es más te iba a decir que sería mejor que no nos viéramos, creo que te estas enamorando y no es correcto, te interrumpí diciendo que no estaba enamorado que solo lo había visto en el aparador y pensaba que podría gustarte, aceptaste mi excusa y te quedaste con ese perfume, yo estaba más desilusionado pero en verdad no podía ocultar mi enamoramiento, los besos eran menos recurrentes, las miradas también. Pasaron varios días estábamos comiendo en el lugar donde te encantaban las alitas era un sábado si no mal recuerdo, platicando un poco te abriste conmigo y de tu boca salió un Sabes yo tengo muchos secretos, así como mi novio, también yo tuve un accidente hace tiempo, te hiciste el cabello del lado y señalando una cicatriz en la parte superior derecha de tu cabeza dijiste no recuerdo que paso, yo solo desperté en el hospital y dicen que he olvidado cosas, pero no creo porque si no hubiera olvidado el caminar o el hablar ¿no crees?, no quise ahondar nada, así que solo te daba la razón pero al menos ya sabía porque no recordabas mi nombre ni nuestra historia, pensaba que si tenías novio ya que nunca traías tu celular, me sentía culpable pero a la vez me sentía tan bien de volver a estar contigo.



Un domingo estábamos en la feria de la ciudad, nos la estábamos pasando bomba, había ganado mi equipo por la tarde, después en la feria habíamos comido muy rico y estábamos de bar en bar, hasta cuando nos dimos cuenta que ya estábamos bastante borrachos, pasamos a comprar un tequila añejo y decidimos irnos caminando a mi depa mientras cantábamos y tomabamos a mitad de la calle, pensábamos que era gracioso, un policía nos pidió que dejáramos de hacerlo pero nosotros en nuestro estado alcohólico obviamente no le hicimos caso, incluso empezamos a vociferar algunas linduras en contra del gobierno actual, cosa que no le pareció al policía y pidió apoyo para remitirnos, intentaba negociar pero tú no dabas opción así que nos subieron a dos patrullas diferentes, al llegar al MP, me di cuenta que estabas ya ahí, estuvimos en celdas separadas  cantando la de inspiración hasta cuando nos venció el sueño, desperté porque te oí gritar le pregunte a los oficiales porque te sacaban, solo dijeron que más tarde me daban informes, pasaron unos minutos y vinieron los policías por mí, al parecer un amigo había pagado mi fianza, pero no había pagado la tuya, cuestione al Mp y su respuesta no pude creerla, solo me dijo Chaval, esa mina está loca, obviamente le pedí respeto pero me volvió a repetir en serio esta mina está loca chaval, dice la gente que hace tiempo vino un chaval foráneo, la había enamorado y después de un tiempo él se fue, ella se deprimió bastante y casi no salía de su departamento, hasta que un día ahí en plaza de armas se desmayó dicen que porque tenía varios días sin comer y se golpeó en la cabeza, a partir de que despertó la mina siempre estaba a las 5 pm en ese lugar, incluso la gente decía que la loca ahí tenía una banca, que era donde ella se sentaba y decía que estaba esperando a que su novio volviera, porque él le había prometido que iba a volver, es una lástima chaval por que la mina es muy linda, la verdad no le creí la historia y le pedí informes de donde estabas, me dieron la dirección de un hospital psiquiátrico, tenía mucho nerviosísimo, al llegar a preguntar por ti me dijeron que estabas en el jardín, pase y al verte tus ojos se cristalizaron de nuevo, y dijiste Sabia que ibas a volver por mi…


sábado, 20 de junio de 2015

Sexto Aniversario.



Estaba en casa de mis papás jugando online el PES2015 y escuchando un poco de ska algo que ya tenía mucho tiempo no pasaba, iba todo de maravilla estaba en un torneo y había ganado todos mis partidos, sonó mi celular un par de veces diciendo que tenía unos whats pero no quise atenderlo no debía de distráeme si quería ganar el torneo, iba en la semifinal y ganando 3-1 faltaban pocos minutos estaba saboreando el triunfo cuando tocaron el timbre un par de veces desde la sala grite ¿Quiiiién? ¿Quiiién? solo gritaron Yo y vino una voz familiar pero no la reconocía, intente pausar el juego pero no se pausaba hasta que salía el balón así que de forma intencional saque el balón para ir abrir, vi por la mirilla y era un tipo pareció a mi hermana, dude unos minutos en abrir, solo grite Dame un minuto mientras salgo del baño, pero seguía yo viéndolo por la mirilla, saque el celular y regrese a casa, hable con los vigilantes de la colonia y le pedí que viniera a mi casa, por que llego una persona y no lo conocía pero era parecido a un familiar, me dijo que en 2 minutos llegaba solo le pedí que se mantuviera a distancia por si veía algo extraño me auxiliara y volví a gritar desde adentro, dame un minuto ahorita abro,  vi en la pantalla que ya me había anotado un gol y varios mensajes acusándome de ser un Lagger por pausar el juego, me marcaron al celular era el vigilante diciendo que ya estaba en la esquina para cualquier situación, volví al patio y volví a mirar por la mirilla, era un tipo más grande que mi hermano pero dude un poco y abrí, se me quedo viendo a los ojos y me dijo perdón, ¿eres Cristian? , le conteste que sí y me dio un abrazo y de inmediato me dijo, tienes la misma voz que mi papá, me quedé estupefacto, no supe que hacer y al ver mi indecisión me dijo ¿Está mi papá? le pregunte el nombre de su papá y dijo el nombre de mi papá, empecé a cuestionarlo sobre quien era y viendo sobre su hombro el vigilante se acercaba solo le hice un movimiento de cabeza para que dejara de hacerlo y lo entendió a la perfección, me dijo sus generales, pero no era posible, le dije que si no quería una cerveza, me dijo que si, no sé porque me inspiro mucha confianza, cerré la puerta y pase por las llaves del auto y mi celular, salí y abrí la puerta del auto y le dije que me esperara en lo que iba hablar con el oficial y solo sonrió, fui con el vigilante y le comente que era un familiar que iba a salir pero que si podía echarle un ojo a la casa de mis papás solo me dijo que si, subí al auto y tomamos rumbo a unas alitas que me gustan, le dije bromeando ¿vamos por una cerveza y unas alitas te parece? Tienen una salsa de habanero que pica como la jodida respondió con un seco Si, llegamos al lugar y pedí dos ordenes de alitas acompañadas de una jarra de cerveza negra, y empecé a platicar con él, pareciera como si nos conociéramos de años, en verdad, yo platicaba como si platicara con el muy seguido como si fuera un gran amigo, llegaron las alitas y me pregunto ¿tienen cubiertos? a lo que respondí de forma burlona, No hermano, se come con las manos, ¿apoco nunca las has comido?  Solo se sonrió y me contesto entonces se come como las enchiladas de Parácuaro? En verdad me sorprendió su comentario, solo le respondí que sí, nos acabamos dos órdenes de alitas y otras dos jarras de cerveza, me dio tanta confianza que seguí cuestionándolo, sonó de nuevo mi celular y me disculpe, era la llamada de una amiga que me reclamaba porque no había atendido los mensajes, le conteste rápido y me disculpe, le dije que la veía otro día y colgué la llamada, y seguí con la plática el me empezaba a preguntar por mis familiares por nombre y que había sido de ellos, yo fingía demencia para no contestar pero al parecer si sabía de ellos, hasta por una tía que vive en un rancho, estaba muy confundido, tengo delirio de persecución y eso no me estaba gustando demasiado y me dijo sabes, tú te debiste de haber llamado como mi papá hablan igual y tienen algunos gestos, apuesto que también eres ingeniero, le dije que gracias pero no soy psicólogo y empecé a platicar de mí.

Seguimos platicando en el bar por varias horas, no quería llevarlo a la casa porque no sabía en verdad quien era pero que más daba conocía demasiado a la familia, pague la cuenta y le dije que si no quería que fuéramos a la casa que igual y mis hermanos llegaban y podíamos platicar más a gusto con ellos, me dijo sí, me gustaría conocer a Areli, yo seguía sin creer bien que persona era, llegamos a casa y le dije que si me abría la puerta del zaguán para meter el auto para ya no salir, me dijo que si le di las llaves y entre mi pensé si este tipo quiere asaltarnos no va abrir la puerta, aparte lo vi y al parecer no traía arma de fuego, me abrió la puerta y metí el auto de reversa, cerro el zaguán me baje del auto y lo invite a pasar a la casa, en eso me dijo que bonita esta la casa, yo no la recordaba así, me le quede viendo y solo respondí si ha cambiado un poco, hace ¿cuantos años que no venias?  Y me respondió en seco 25 años, casi tu edad, me sorprendí la verdad, lo invite a la cocina, y le dije  ¿quieres morisqueta? Mi mamá dejo, se acercó y vio en la olla eléctrica y me dijo ¿pero sabe igual que como la hacen en Parácuaro? Solo atine a decirle que sí, la hizo mi mamá, se sirvió un poco y la calenté en el horno de microondas, se le quedo viendo raro, preguntándome que era eso y ya le explique, el empezó a platicar un poco del pasado, se sentía un poco culpable por habernos dejado, yo no podía creerlo, el seguía platicando un poco de lo que el vivió, y seguimos platicando yo ya estaba un poco ansioso, saque un tancitaro bebida típica de Michoacán y le ofrecí solo me dijo solo una hermano, para recordar a mis abuelos, solo exclame ¡Puta madre! Y él siguió platicando, el reloj empezó a marcar las 2 de la mañana y dijo sabes creo que no van a venir, ya es un poco tarde, solo te voy a decir unas cuantas cosas porque ya casi es hora de irme, venía a decirle a mis papás que no se preocuparan, que son fuertes, que no se dejen llevar por los problemas han superado casi todo así que no deben de desesperarse, a ti te quiero decir que no dejes de ver hacia adelante sigue pedaleando y no dejes que los problemas de los demás te afecten tú tienes una misión y debes de cumplirla, pero bueno para finalizar quiero que les digas que nunca me dejen de recordar con una sonrisa, quiero que esto lo escribas como aniversario de tu blog que creo ha durado más que tus relaciones con las minas jajajaja, yo creo que sería bueno que las familias tuvieran la oportunidad de tener en vida a las personas que ya fallecieron por un año, y que cada año venga alguien diferente para que sigamos interactuando, por cierto, dile a mi papá que feliz día del padre, no dijo nada mas solo se paró y me dio un abrazo, camino hacia una fotografía y se metió, me quede parado sin saber que hacer o decir, me quede viendo a la fotografía, me fui a la sala y me recosté en un sillón.

Desperté en el sillón, donde recordé que me había recostado, tenía el control del play en las manos y un partido que había empatado a 3, de inmediato agarre la lap de mi hermano y me puse a transcribir el mensaje…