jueves, 30 de octubre de 2014

Horas extras


Después de una jornada agobiante de trabajo maldecía por no haber podido ir a jugar en la noche futbol, maldecía al horario de invierno porque ya estaba obscuro y maldecía  que la empresa acababa de rentar un piso en ese edificio y para mi mala fortuna olvide dar aviso a vigilancia que me iba a quedar hasta tarde y me habían cerrado la puerta con llave, después de varios intentos por abrir aquella puerta de cristal jamás pude, bueno por lo menos aun tenia demasiado trabajo, marque a la empresa de seguridad y me comentaron que en cuanto localizaran a su personal de inmediato me abrían, decidí avanzarle un poco al trabajo total tenía que hacer algo, empecé a redactar unos informes, después de casi 90 minutos volví a marcar, me comentaron que ya estaban localizados pero por cuestiones de un evento religioso era casi imposible llegar de inmediato, les tomaría un par de horas como mínimo, maldije a esa congregación de gente, enfadado abrí la ventana de la oficina y me fume un par de cigarrillos mientras escuchaba música, poco antes de acabar el segundo cigarrillo escuche como si hubieran tocado la puerta, avente el cigarrillo por la ventana y me diriji a ver quién era, pff creo que no era nadie, maldije de nuevo, seguí trabajando un poco, sentía un cansancio enorme tenía ganas de apagar la computadora y dormir en lo que llegaban los de seguridad, acomode las sillas y me tape con mi chamarra y cerré los ojos.

No recuerdo cuanto dormí hasta que me despertó el sonido de mi celular para colmo no alcance a contestar pero remarque el numero ya que aparecía sin nombre, para fortuna era una amiga que tenía tiempo que no sabía de ella, al parecer me hablaba por que había soñado conmigo y quería saber cómo estaba, después de unos 15 min de platica empezó a confesarme el porque me había marcado, fue sueño que al parecer no era nada agradable se escuchaba como si quisiera llorar, wooow vaya sorpresa pensé, después de 3 años de no saber de ella y que empiece querer llorar por un sueño pfff que jodido día, en verdad no le estaba poniendo mucha atención, hasta cuando escuche que estaba yo encerrado en una oficina con una puerta de cristal, ella ahí hizo una pausa y dijo “mira jodido sueño, tanto que te molesta trabajar fuera de tiempo que te soñé en una oficina”, y prosiguió “estabas encerrado y como que escuchabas ruidos porque corrías a la puerta de inmediato, pero te volvías a regresar, luego como que veías a alguien por que gritabas y pataleabas como queriendo hacer ruido, después, te quedabas estático mientras veías a la puerta, traías  un celular azul en la mano y solo viendo, no hablabas ni hacías algún movimiento, no se alcanzaba a ver qué pasaba enfrente de ti pero te aventabas hacia atrás en una silla reclinable, lo que hacía que dieras una vuelta por completo, después la luz se apagaba y solo se veía la luz de tu celular, no se veía nada más, de pronto se veía tu cara como gritando y caía tu celular al piso” hizo una pausa y soltó un grito antes de proseguir “entonces se prendían las luces y tú estabas tirado en un charco de sangre, al parecer muerto”  intente tranquilizarla le dije que quizás había sido solo un mal sueño, no le dije que estaba encerrado en la oficina, ella ya un poco más calmada me pidió que me cuidara mucho, después antes de despedirse me hizo que prometiera me dijo “Prométeme que te vas a cuidar mucho, tengo una mala sensación” le hice esa promesa y deje el celular sobre el escritorio de inmediato sonó el teléfono de la oficina me apure en contestar y para sorpresa eran los vigilantes avisando que tardaban alrededor de media hora, colgué el teléfono y me volví a sentar en la silla.

Me estaba intentando dormir cuando escuche como si alguien dijera mi nombre, Salí a ver y no había nadie regrese a mi lugar y solo atine a cerrar la ventana, de pronto escuche como pegaron en la puerta, lo supe porque se sintió la vibración aparte del golpe, agarre mi termo y lo llene de agua, quizás pensaba que alguien que entrara al menos podía propinarle un buen golpe, pero no se veía ninguna huella en el cristal pero había algo raro, una mancha de sangre como a un metro setenta, más o menos a la altura de mi cabeza, no daba crédito a lo que veía, recordé aquellos viejos rezos que mi abuela me enseño y me encomendé a todos los santos que recordé en ese momento, me valió madre a la religión que pertenecía cada uno yo seguía rezando, de pronto se sintió como un escalofrió, sentía claramente como la temperatura empezaba a descender y sin más la luz se apagó, pero mi computadora seguía prendida lo veía por la pantalla, corrí hacia mi computadora y a medio camino sentí como si me hubiesen metido el pie y caí, no se veía nada solo sentí un golpe en mi cara pero era un golpe raro, no se era raro, me alzaron del cuello y yo intentaba defenderme aventando todo lo que tuviera a la mano y soltando golpes y patadas pero no atine a ninguno, me estrellaron contra el cristal de la puerta y logre ver que dejaba una mancha de sangre de este lado, exactamente como la que estaba por la parte de a fuera, gaste quizás todas mis energías en intentar librarme de esa situación, recuerdo que solo recitaba “Llévate lo que quieras, ahí están las llaves del auto y mi cartera, pero cabron ya no me des en la madre”  escuche una risa burlona y de pronto como caía al piso, como pude me levante e intente salir, logre tirar la puerta quizás por el miedo que traía, cuando iba a bajar las escaleras sentí un golpe que me hizo caer en la cabeza vi como mi termo caía delante de mí con una clara mancha de sangre.


Desperté cuando sentí mucho frio, intente pararme y una mano me pusieron en el pecho abrí los ojos y vi luces blancas, al parecer estaba en una ambulancia, los paramédicos me habían dicho que había pasado, les relate la historia y por supuesto que no me creyeron, después escuche una voz familiar, era la del vigilante me decía que el si me creía, que hace tiempo un vigilante lo habían encontrado muerto y desde ahí no se quedaban a cuidar ese edificio de noche, lejos de aliviarme me causo más terror, ¿Qué era lo que me había pasado? ¿Por qué me había sucedido? ¿Qué chingados quería?, llegamos al hospital de inmediato la medico pregunto “No te hubieras resistido al asalto, mira cómo te dejaron” le explique lo que paso, me pidió los datos de donde había sido y le di la dirección, de sus ojos solo brotaron lágrimas y con una voz temerosa me dijo “Tienes mucha suerte chaval, hubieras sido el quinto de ese edificio” solo sonreí y pregunte por mi amiga, la medico me pregunto el nombre de la chica y cuando se lo dije, hizo una mueca de desaprobación y me dijo que ella había sido la última victima de ese edificio


jueves, 23 de octubre de 2014

¡Sorpresa!

"Pero basta de lamentos
Brindemos, es el momento,
Que estamos todos
O no falta casi nadie,
Que hay que apurar
Que la noche acaba de empezar." 



La verdad no sé qué decirte, quisiera decirte que me alegro demasiado por saber la noticia, quisiera decirte que ya se veía venir, quisiera citar a Ismael Serrano “…Yo estaré bien, yo lo que quiero, lo que siempre he querido, es que tú seas feliz, y además el tío con el que te vas, es un tío de puta madre…” quisiera decirte que para eso es la vida que la disfrutes, quisiera decirte que me dieras un último abrazo para ver si te puedo transmitir todo lo que siento.

Aunque más bien esperaría decirte que no lo hagas, que me esperes un poco más, que yo solo quiero tener un empleo fijo y una que otra inversión, que solo espero empezar a pagar una casa donde podamos vivir, es más hasta puedo vender mi auto y no comprar otro para poder agilizar las cosas, quisiera decirte que con el no, pero no, eso no te diré.

Seré el más hipócrita del mundo,  te diré felicidades,  que se cumplió lo que tanto pedias, que estaré ahí para apoyarte, que es una gran decisión que has tomado, que aplaudo tu valentía, que por fin tendrás tu casa y tu familia, te diré que seas feliz.

Aunque te diré la verdad, cuando te decía que te quería siempre lo acompañaba con un abrazo, pero hay veces que una gran sonrisa ayudan a olvidar las penas, ya sé que a pesar de que te lo pida tienes que seguir con tu camino, así que mejor me ahorro esos minutos y que me veas derrotado, lo bueno es que vas a ser feliz o al menos eso supongo.


Extrañare aquellas platicas extensas de mil años con sus caritas del Whats, extrañare aquellas risas y abrazos, cumpliré mis promesas, extrañare que me sigas alentando, extrañare estarte alentando, quizás lo que más extrañe será extrañarte…


jueves, 16 de octubre de 2014

¿Viejo?

"Tus deseos se han hecho realidad, tus fantasias se han vuelto reales,
anda corre despacio por la pradera, por que hoy nos iremos de farra."

Creo que ya me estoy haciendo viejo, ya disfruto más del silencio que del ruido, ahora ya prefiero el agua natural al refresco, ahora prefiero el whisky a la cerveza, ahora prefiero una charla en un café con mis amigos que estar de antro, prefiero un gran abrazo de esos que dicen que no te vayas a un beso y abrazo de presentación, ahora prefiero leer los contratos antes de firmarlos, creo que ya me estoy haciendo viejo prefiero calentar antes que de jugar.

Creo que ya me estoy haciendo viejo ahora ya veo lo que dicen las personas, ya no solo escucho ya también veo, prefiero que me vean a los ojos a que me desvíen la mirada, ahora prefiero una sonrisa en un mal momento a una en un buen momento, creo que ya me estoy haciendo viejo ya veo lo que dicen los ojos y me intereso en escuchar lo que dicen las manos, creo que ya me estoy haciendo viejo, ya no quiero escribir por escribir, ya no quiero reír por reír, ya no quiero vivir por vivir.

Creo que ya me estoy haciendo viejo ya no busco un trabajo en el cual haga menos y me paguen más, ahora estoy en un trabajo donde me exigen lo que se y me ayudan aprender, creo que ya me estoy haciendo viejo porque ya no me interesa si te veo o no, ahora prefiero que la chica de RH me regale una sonrisa a que todo el mundo me sonría, creo que ya me estoy haciendo viejo ahora prefiero que me digan cuanto poder tengo para ver qué puedo hacer.

Creo que ya me estoy haciendo viejo ya acudo a mas bibliotecas que ha centros nocturnos, ahora prefiero gastar mis pesos en libros y no en cigarrillos, creo que ya me estoy haciendo viejo prefiero los pueblos sobre las ciudades, prefiero el whisky con 3 hielos a un cóctel barato, creo que ya me estoy haciendo viejo me enojo conmigo por mi falta de responsabilidad por haber llegado dos minutos tarde al trabajo, creo que ya me estoy haciendo viejo lo sé porque las minas ya me dicen señor y los señores me hablan de tu…

Creo que ya me estoy haciendo viejo, ya sé que no es el primer trabajo desde donde escribo entradas ni que me pongo a leer blogs, tampoco es el primer trabajo en donde dejo de lado un poco mi escritura informal por dedicarle tiempo a mis actividades, pero en este trabajo empecé a profanar mi cuaderno de escritos, si ya se, ni son tan buenos pero ahora he roto la regla que yo jamás puse, “no mezcles la vida personal con la laboral” mi cuaderno ahora tiene cosas del trabajo y no de forma involuntaria si no lo contrario…

Creo que ya me estoy haciendo viejo, he leído un ebook y también esta entrada no la escribí con pluma...
                


viernes, 3 de octubre de 2014

Te dedico mi sonrisa

“Me miraste; "Así tan duro tienes un aire a Guevara"”

El chaval la recordaba sobre todo cuando una vez la mina le dijo “Te dedico mi sonrisa”, era imposible dejar de pensar en aquella sonrisa que era como la ventana hacia la inmortalidad, pasaron tantos años para que ellos se reencontraran, aquella mina ya no portaba la sonrisa que algún día le había dedicado, el chaval la estuvo observándola por varios minutos, la mina volteo un par de veces como suponiendo que alguien la observaba pero al parecer no lo veía, el chaval no desistía, mientras la observaba recordaba aquellos buenos momentos que vivieron juntos, recordaba cuando se juraron amor eterno con una nieve artesanal, justo cuando el chaval recordaba el primer beso que se dieron una noche nublada de primavera, por arte de magia la mina hizo conexión con sus ojos, los separaban unos 10 metros quizás, la mina le regalo una sonrisa de aquellas que hacen enamorar, el chaval quería correr y abrazarla pero solo se limito a devolver aquella sonrisa tímida que le acompañaba, la mina se iba acercando de una forma sigilosa, el chaval intentaba seguir recordándola pero ya no podía, se maldijo a sí mismo “¡Puta madre! Es imposible seguir recordando” eso cuando se dio cuenta que la mina estaba frente a él, y le dijo con una sonrisa maliciosa “Buenas tardes, ¿Disculpe sabe dónde queda la calle de la mentira? Me dijeron que hace esquina con Avenida amor eterno” el chaval desconcertado solo pudo verla a los ojos, aquellos ojos de los cuales se había enamorado hace ya algunos años, y refirió “seguro, pero si le explico no creo que me llegue a entender, tengo mi auto a la vuelta si gusta la puedo llevar” mientras hacía “changuitos” con los dedos para que la respuesta fuera positiva, se dieron un abrazo de aquellos que piensas que el fin del mundo se acerca, un abrazo de aquellos que se sienten tanto sin decir nada, un abrazo de aquellos en los cuales el tiempo se detiene, a la mina se le salieron unas lagrimas, el chaval las quito con sus dedos con la excusa de siempre “ya sabes que las lagrimas no funcionan conmigo” ella solo sonrió acompañado de un “nunca vas a cambiar” el chaval la tomo del brazo y emprendieron camino hacia el auto.

Partieron rumbo al café donde se conocieron por primera vez, pusieron al corriente uno del otro, en resumidas cuentas ella ahora era una gran economista y estaba de paseo por la ciudad con motivos laborales y su vuelo salía por la noche de regreso a su realidad, el solo se excusaba en que seguía trabajando, que recién había comprado un departamento pequeño y que escribía cuentos cortos donde describía un futuro que nunca sucedió, la mina no paraba de sonreír como queriéndolo seducir, lo reto a que cantará aquella canción que tanto le gustaba a ella de Ismael Serrano, el vacilo un poco diciendo que no recordaba la canción y replicando una frase de la canción dijo “Acepto gustoso tu oferta, solo con una condición; que no se acabe esta noche y que no me enamore yo” pidió permiso al tipo que amenizaba con una guitarra acústica la respuesta fue positiva, y empezó a cantar “Vine del Norte” de Ismael Serrano, para sorpresa de él, los asistentes pidieron otra canción mas y no defraudo con “Vértigo” del mismo cantautor, se despidió dando gracias al público y al dueño de la guitarra, ella con lagrimas en los ojos lo recibió con un beso en la boca como hace tanto no daba uno, aun se podía sentir como transmitían amor sentados en la misma mesa que hace varios años los vio besarse por primera vez, el publico ovaciono la acción de la mina como si fuera una obra de teatro, el chaval solo se sonrojo, pagaron la cuenta y se fueron al departamento del chaval, pareciera que no habían pasado los años, la habitación de él era un desmadre como cuando la conoció, el refri seguía con 1/3 de cervezas enfriándose, habían 5 botellas de whisky preparadas para ser destapadas y un arete que ella había olvidado hace años en ese departamento, fue una noche que pareciera que no hubiera prisas, una noche que los hizo viajar en el tiempo, ella se dejo querer y el derrochaba ternura.

Después de unas horas de recuerdos bajo las sabanas quedaron dormidos, despertaron cuando el celular de la mina no paraba de sonar, al parecer había perdido el vuelo y de la empresa donde laboraban no sabían dónde estaba, la mina respondió que se le atravesó un imprevisto y abordaría el primer avión que pudiera, siguieron los toqueteos y se volvieron a  fundir bajo las sabanas, la mina le pregunto lo de siempre “¿Por qué no me buscas de nuevo?, ¿Por qué nunca fuiste tras mi pista?, ¿Por qué abandonaste este amor?” el chaval solo se limitaba a darle pequeños besos en la frente, no decía nada, la mina seguía entre ansiosa y angustiada, y volvió a preguntar “¿Qué pasaría si te dijera que he venido a visitarte muchas veces y no me has visto? ¿Qué pasaría si te dijera que te he visto tocar en ese café más de 5 veces? ¿Qué pasaría si te dijera que esta es la última noche que estaremos juntos?” el chaval pensativo encendió un cigarrillo y contesto cada una del segundo bloque de preguntas, te diría que me estas mintiendo porque yo te he visto las mismas veces que tú me has visto a mí, quizás los dos nos obviábamos pero nos seguíamos viendo, en el café donde nos conocimos logre que me lo traspasaran, incluso ahí fue cuando supe que ya te ibas a casar, antier veniste y estabas platicando ese tema ya con unas cervezas encima con Clara la mesera, la mina se le quedo viendo, con un poco de coraje y a la vez con ternura, era un mundo de emociones su cabeza, ella no decía nada, solo le arrebato el cigarrillo y continuo fumando, aquella mina con un futuro seguro, con un buen empleo, una boda, un buen status social, seguía enganchada con aquel chaval hijo de puta que apostando por un futuro incierto la dejo en el olvido…