lunes, 3 de marzo de 2014

El susurro de una llamada a las 3 de la mañana

"Qué andarás haciendo ahora, 
maldiciendo la luz, el primer sol, 
hermosa con los párpados hinchados, 
regando las plantas, todos los recuerdos."
Eran las 3 am de un lunes de pleno invierno, el chaval estaba escribiendo algo a esa hora gracias a que por la tarde había dormido y no tenía sueño, cuando ve que la pantalla del celular se enciende y empieza a dar el tono de llamada, el número aparecía como no conocido, no dudo en contestar quizás era una emergencia por la hora se imaginó…

Chaval: Bueno, ¿Quién habla? (en forma de duda y amenazador)
Mina: Bueno, hola que tal soy la mina, ¿eres tu chaval? (un poco apenada)
Chaval: Si soy yo, ¡Que milagro! ¿Cómo estás? (lo dijo sonriendo)
Mina: Una disculpa por la hora, pero quería hablar contigo, te acabo de soñar y quería saber cómo estabas… (Hizo un pequeño silencio y prosiguió) en verdad no te soñé, solo que acabo de ver una peli y me acorde de ti. (Al final se escuchó como si hubiese sonreído)
Chaval: No te preocupes por la hora, digamos que vengo esperando tu llamada, ¿Qué peli fue? Déjame adivinar, “ESO el payaso asesino” o “Chucky el muñeco diabólico” ya se fue la película chilanga “Vivir mata”. (En ningún momento dejo de sonreír)
Mina: (se escuchó una risa tímida) jajaja, no chaval sabes, vi “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos” ¿La has visto? (lo dijo un poco seria)
Chaval: Wooow (respondía mientras mentía un poco) No la he visto, de que trata, suena como una peli de algún loco en la guerra o algún psicópata.
Mina: Pues algo así, se trata de un par de enamorados que deciden terminar la relación y al finalizar la relación los dos están hartos y se borran los recuerdos…

Se escuchó un silencio en ambos teléfonos, quizás por unos 10 segundos, solo se escuchaba como el chaval respiraba profundo quizás recordaba que esa peli, que la vio cuando la mina ya no quiso saber nada de él, por su parte la mina no lograba articular palabra, se escuchaba como si llorara en silencio.

Mina: Sabes en verdad, lo que quería que pasara era que no me contestaras, no quería escuchar tu silencio. (Lo dijo en forma de claro reproche)
Chaval: Perdón pero te he vuelto a mentir, esa película me la se de memoria y cada que la veo pensaba que tu habías ido a un tratamiento similar por que jamás me contestabas mis mensajes, mis correos, mis llamadas y cuando pretendía visitarte era imposible encontrarte, incluso cuando nos vimos por casualidad, te sentí tan indiferente, como si yo fuera un desconocido. (Dijo con la voz un poco quebrada)
Mina: Pero bueno al menos sé que has pensado en mí, aunque sabes, yo ya lo sabía he leído tus escritos y sé que hablabas de mí, pero no puedo permitir que como pasa en tus escritos vuelvas a huir como es tu costumbre, además me cambiaste por completo la vida, desde que te fuiste todos mis planes se vinieron abajo, aunque tú no estabas en los planes me los has derrumbado con tu partida, conocí un tipo buen mozo pero bueno, quiero hablar de ti, porque te he extrañado.
Chaval: No digas eso, sabes que no lo hice con esa intención, sabes que si me fui fue porque sabía que no podía quedarme, pero creo eso ya lo hablamos antes, yo igual he salido con algunas minas pero ah decirte verdad aun te he extrañado, vienes a mi mente con canciones de desamor, vienes a mi mente cuando escribo sobre ti, vienes a mi mente cuando pienso que te veo en la calle, en un auto, en el colectivo o en el metro, pero sé que mi deseo es más que la realidad, porque no eres tu ninguna de ellas.
Mina: ¿Por qué no seguiste insistiendo?, ¿por qué dejaste de hacerlo después de varios meses de tu partida?, yo he esperado en verte en el mismo lugar donde nos conocimos, sé que es imposible pero aún sigo yendo a ese lugar, también voy a donde nos dimos el primer beso y cuando tengo tiempo visito aquel lugar donde nos desnudamos de alma ¿Recuerdas? Aquel lugar que hizo el inicio de lo nuestro.
Chaval: ¿Para que seguía insistiendo? Si claramente me habías dejado en claro que no querías saber nada de mí, cuando puedo también recorro esos lugares esperando a encontrarte, y como no recordar aquel lugar, ahí me conociste un 50% y el otro 50% es mi impulsividad que ya conoces, Pero dime ¿Por qué has llamado?
Mina: Necesitaba escucharte, necesitaba que me dijeras que aun sigues queriendo, esperaba que me propusieras pasar por mi e ir a playa como habíamos pensado en algún momento, o que me llevaras a la fiesta de uno de tus familiares y yo triunfante porque sería la indicada para conocer a tu familia, necesito saber si aún piensas en mí, si aún me quieres… (Soltó el llanto)
Chaval: ¿Para que quieres que te diga eso? Sabes que aun te quiero muchísimo, sabes que no sales de mi pensamiento, pero también sabes que tú tienes ya un presente y no permitiré que tú lo dejes por este pasado, muchas veces pensaba en hacerte reír con algún mal chiste solo para que me contestaras algo, te contaba lo que pasaba y dejaba de pasar para ver si me respondías con un regaño, te propuse esas 2 opciones incluso otra más cuando aún estábamos no sé si recuerdes.
Mina: Pero en ese momento yo no quería tirar mis planes por un futuro incierto, yo quería equivocarme y poder lamentarme después y también poder decirte que he logrado todo lo que te conté, pero no, no ha pasado eso.
Chaval: Si te sirve de consuelo, si me pides que te deje de querer jamás lo hare, si me pides que aviente como si fueras un escrito, tampoco lo hare, pero no pidas que vuelva por ti, por favor no lo pidas porque eso si lo hare…


Después que el chaval contesto lo único que paso no fue la historia relatada, solo fue un silencio que después fue acompañado de un “Te hubieras quedado, hubiéramos sido la mejor pareja de este lugar” de inmediato colgó, la voz era irreconocible, era la voz de aquella mina la cual el chaval había dejado.