viernes, 26 de abril de 2013

Quedar en el olvido y convertirnos en leyenda


Todo había salido mal ese día, quizás eran de aquellos momentos en los cuales desearías no haber entrado a trabajar a esa empresa para no conocer a toda esa gente, mi novia me mando al carajo por no cumplir en tiempo a nuestras citas, en casa me habían casi olvidado ya de todos los planes no me tomaban en cuenta por mis horarios de trabajo, mis amigos eran los únicos que estaban cuando necesitaba echar un trago, bueno siempre y cuando fuera fin de semana y ellos no tuvieran algo de suma importancia con sus parejas o familiares, pero hoy que se casaba mi hermano solo pude asistir a la misa, me mandaron a un proyecto a provincia, mi hermano no me lo perdonaría y menos mi familia pero es complicado decidir cuándo rentas un departamento y tienes que mantener tus gastos, no entiendo cuando era un adolescente quería ser adulto y ya que soy adulto esto es tan jodidamente imperfecto que hubiera sido buena idea ser niño toda la vida, pero bueno ya estoy aquí saliendo de la boda de mi hermano, algo me decía que me quedara aparte de las bocas de mis familiares, pero como siempre soy necio.


Tome el volante de mi auto, el reloj marcaba las 17:45, bonita hora para manejar y más cuando ha estado el día de chingada, tengo 400 km por recorrer y en 18 horas presentarme a dar la capacitación, era la 2 vez en este mes con justa razón mi novia me mando a la chingada, lo mejor de todo es que trabajo poco tiempo estando fuera de la oficina, pero bueno la carretera la conocía de “pi a pa”, me gustaba en parte ir cantando acelerando el auto y viendo las cosas que pasaban teniendo esas platicas internas y planeaciones que nunca se plasman en un papel, justo cuando estaba en una charla existencial conmigo pasando las 2 horas recibo una llamada al móvil por parte de la empresa, decían que me presentara 24 horas más tarde de lo programado a la capacitación, que mierda de vida dije solamente, colgué el celular y decidí tomar una desviación, salirme un poco de la ruta y agarre por la libre, había un poblado que una novia anterior me había hablado muy bien de él y tenía ganas visitar, tome la desviación solo guiándome por los letreros, iba todo bien quizás 40 minutos recorridos hasta cuando sonó una pequeña explosión y el volante se movió bastante feo, me estacione y como pude cambie el neumático saque un cigarrillo y lo fumaba mientras caía la noche, mientras lo hacía paro un camionero quizás quería charlar, le ofrecí un cigarrillo a lo cual él lo tomo sin reparo alguno, me dijo -chaval ¿qué haces aquí manejando tan noche?-  Le conteste lo sucedido, tenía ganas de ir aquel pueblo, el camionero solo echo a reír y contesto, -jamás has viajado por esta carretera verdad, aquí en el kilómetro 56 poco antes de llegar aquel pueblo que dices se aparece una mina vestida de blanco- apresurado conteste disculpe señor no creo en eso, aunque me caería bastante bien que se me apareciera he tenido un día de la chingada y no se con quién compartirlo y reí irónicamente, el tráilero me vio con descontento y solo dijo – ya te advertí chaval, yo hasta aquí llego por hoy, me duermo y mañana sigo con mi camino, mucha suerte y buen viaje- gracias solo respondí, aborde de nuevo mi auto y seguí con el camino, venia pensando un poco con la mujer de blanco que dijo el trailero, estaba escuchando la canción de “buscando un Ángel – Gerardo Pablo” y pare para descargar un poco de agua, me sentía un poco fatigado, eran pocos kilómetros pero demasiadas curvas peligrosas así que justo en la recta fue cuando me pare, intente no demorarme demasiado aún faltaba un poco, subí al auto y seguido encendí un cigarro y puse algo de Ismael Serrano para poder cantar a gusto, no se cuánto tiempo paso, pero fueron como 4 cigarrillos cuando inexplicablemente empezó a llover cantaros, me obligo a tirar mi cigarrillo y cerrar las ventanillas, se escuchaba más el golpeteo de las gotas sobre el auto que la voz de Ismael serrano, baje la velocidad y prendí todas las luces del auto, seguía avanzando iba muy atento en el camino, cuando de repente vi una persona parada aun lado de la carretera, me impacto el saber que alguien estaría ahí así que decidí reversear y preguntarle si quería un “Ride”.

Cuando baje la ventanilla salió de mi un, buenas noches, quiere que lo lleve voy al pueblo a lo que de inmediato volteo, y con una voz rasposa un señor con apariencia de campesino me dijo –no vato, ando esperando a mi ganado- subí la ventanilla y seguí con mi camino, seguía lloviendo a cantaros, cuando en un momento inesperado dejo de llover como si le hubiesen puesto el freno a la lluvia y una niebla muy densa invadió el lugar, apresurado puse el clima en el auto esperando hacer contra, cuando los faros solo alumbraban 50 cm adelante del auto observe que me hicieron la parada, me frene un par de metros adelante y abrí la puerta para que ascendiera, subió al auto se sintió un frio pesadísimo costaba un poco de trabajo respirar a pesar del auto clima, salude con un buenas noches, voy para el pueblo gire el cuello para verla y solo asintió y de inmediato frene en seco me quede mudo, no sabía qué hacer, era una mina de rasgos muy finos, nariz respingada labios finos, ojos color azul, cabello negro, me había impresionado de verla se me hacía alguien muy familiar, me disculpe y seguí manejando, no sabía de qué platicar por mi mente pasaban muchas cosas ¿Qué tal si es la mujer de blanco? ¿Qué tal que no es ella? Murmure un ¡vale madre! La mina volteo a verme y frunció el ceño, me dijo -cuidado, ahí adelante donde se ve aquella sombra negra ha habido muchos accidentes le llaman el kilómetro 56- y de inmediato guardo silencio, de mi boca salió algo que hasta el momento no logro descubrir por qué lo dije, sabes vengo a visitarla, hace tanto tiempo que la he estado buscando y no he podido encontrarle, el destino me a traído acá y creo que es tiempo de vernos las caras, quizás sea aquella mina con la cual deba de caer para recordar que algún tiempo viví y fui feliz, terminando de decir vi el letrero que hacía mención KM 56 a un lado de la carretera, en cuando lo vi cerré los ojos e intente no abrirlos, tome el volante con fuerza mis dos manos estirándolas por completo, puse el pie en el acelerador y acelere un poco más, pasados  quizás 5 o 10 segundos volví abrirlos, observe el retrovisor y no se veía nada, como si no hubiera nada atrás del auto, me di un poco de valor y gire hacia el pasajero.


Mi sorpresa fue tal que ella aún estaba ahí, sonriéndome de esa forma que hace que te enamores, me dijo –chaval jamás pensaría que te animarías a venir a visitarme, hace tanto tiempo que paso que estaba pensando en que no volvería a verte, pero gracias que bueno que has venido- solo respondí ya se, dije que jamás te iba a perdonar pero creo que para todo hay tiempo, desde que te fuiste han pasado muchas cosas, he conocido una chica más que me acaba de mandar a la chingada y no la he pasado muy bien, aun así no me quejo demasiado, por lo que veo a ti te ha ido muy bien, mírate no has cambiado nada, quizás un poco más delgada y fría que antes, pero ahora eres famosa como siempre quisiste ser ¿recuerdas?, Con un poco de sentimiento en la voz respondió –No me ha ido tan bien como piensas, solo he estado vengando mi muerte y eso es muy aburrido, porque ya la gente no pasa por acá tan seguido como antes y sigo pensando que casarse en martes 13 no es de mala suerte, la mala suerte era pensar que tú te ibas a casar- eche a reír por compromiso y le di un beso, fue uno de esos besos que te saben a años de soledad, pareciera que el mundo se acababa ahí, sentía como un viaje de adrenalina se sentía casi lo que siente un orgasmo, bastaron 6 segundos para que hubiera algo que cortara nuestro beso, un estruendo y un golpe nos hizo abrazarnos, ya se esta vez fue mi culpa, deje el pie en el acelerador y nos estrellamos contra un Tráiler de frente, desde ese día ella no me perdona, dice que la volví a matar, a partir de ese 5 de Junio la mina ya no aparece más por el kilómetro 56, bastaba que viniera el ¿Por qué? La mina estaba penando para que ella dejara de aparecerse, a partir de ese 5 de Junio en el 60 una pareja de chavales aparecen sobre la carretera esperando a que algún incauto que no venga atento al camino de un volantazo y corran con la misma suerte que corrimos los dos, quedar en el olvido y convertirnos en leyenda.


Ah por cierto al percatarse que no me había presentado a la capacitación de la empresa mandaron a otro tipo a que hiciera el trabajo, mi familia se enteró después de 7 días que gracias a las Identificaciones que llevaba lograron identificarme y terminar en una fosa común.

domingo, 14 de abril de 2013

No te iba a esperar toda la vida


“…–Pensé que jamás ibas a volver, sabes que todos los días esperaba que volvieras, que una carta llegara a casa para decirme que un par de semanas estaríamos juntos nuevamente, pero al caer la noche mis sueños se iban borrando porque no tenía señales de ti, hasta que un tipo fue entrando en mi vida y te fui olvidando…”

El chaval recordaba aquellos grandes momentos que paso en esta gran ciudad, un año había sido una eternidad, todo había cambiado, degustando un café que sabía a todo menos a su esencia recordaba mientras esperaba a una mina que sin querer había sido el pretexto para regresar, el recuerdo del chaval se vio interrumpido con un beso en la mejilla y un –Discúlpame hay un tráfico terrible, pero ya estoy acá- el chaval solo respondió con una gran sonrisa sin poder ocultar el gusto que tenía por haberla visto, se paró y con un gesto de cortesía le jalo la silla para que se acomodara, la mina de inmediato se sonrojo y un tímido –Gracias- salió de su boca, la mina se apresuró a pedir un café descafeinado con edulcorante y un poco de crema batida encima, el chaval pidió un café de olla de esos que nadie pide en estos lugares, y empezaron con la charla obligada después de tanto tiempo de no verse, hasta que la mina le tomo la mano al chaval y bajando la mirada le dijo, -Sabes quiero que sepas algo, en un par de semanas me caso- el chaval de inmediato interrumpió ¿Por qué no me esperaste? La mina respondió –No te iba a esperar toda la vida- el chaval intentaba recuperarla con un, solo eran un par de años, te prometí que volvería por ti, la mina con cierto enfado culmino con un –Volviste pero qué tal si no lo hubieras hecho- el chaval sabía que no había marcha atrás, y solo le dijo, sabes solo volví por ti, no puedo desearte buena suerte ni mucho menos aunque te lo diga no es sincero, porque yo quería estar contigo, yo quería hacer realidad los sueños de los que tanto hablamos, quería decirte que no hubo otra mina para mí, que estuve esperando volverte a ver desde el día que me tuve que ir, no se quizás tu no creíste en mí, ni en mis palabras, pero no pasa nada, sabes será mejor para ti, creo que ya nunca tendrás aquellas discusiones por el futbol, el whisky, las fiestas familiares, los regalos, la ropa, el nombre de los bebes, la escuela donde irán, las reuniones con amigos, aunque he de admitir que a mí me encantaba como discutíamos por esas cosas y que a final de cuentas terminábamos con pequeñas riñas de cosquillas, besos sabor a vainilla, pero bueno al menos me quedare con el recuerdo, que a final de cuentas antes de volverte a ver era con lo único que contaba, la mina con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada quizás por sentimiento solo dijo –Pensé que jamás ibas a volver, sabes que todos los días esperaba que volvieras, que una carta llegara a casa para decirme que un par de semanas estaríamos juntos nuevamente, pero al caer la noche mis sueños se iban borrando porque no tenía señales de ti, hasta que un tipo fue entrando en mi vida y te fui olvidando hasta que recibí tu llamada por la noche diciéndome que querías verme en cuanto antes, te soy sincera yo quería verte y abrazarte, soñar de nuevo juntos pero una parte de mí no quería verte, no quería ilusionarme otra vez, ya tengo mi vida resuelta y en eso vuelves aparecer, como si no te importara todo lo que tuve que pasar mientras no estuviste junto a mí, todos esos buenos y malos momentos que pase sola, esperando una llamada tuya, unas palabras de aliento, o simplemente el saber que estabas ahí conmigo- la mina estaba tan confundida como el chaval, tantos recuerdos empezaron a tener más importancia de la que deberían.


La mina soltó al chaval se paró y le dio un abrazo con sabor a no me olvides y un beso de esos que avisan que será el último, después se mantuvieron abrazados por un periodo corto que para ellos fue una eternidad, el chaval le susurro un , Aun te sigo queriendo, la mina le contesto –Eres el más grande amor de mi vida- se separaron y la mina le comento que dejaría la ciudad, -no me gustaría vivir aquí con mi esposo y a cada cruce de esquina recordar lo que hicimos- el chaval le dio una gran idea, Monterrey puede ser una gran opción, a mí no me gusta el calor así que jamás estaré por esos lares, la mina sonrió –estaré vestida de blanco, ¿Recuerdas que dije que contigo nunca lo haría? Estar enfrente de un cura y decir acepto, si no me crees, estaré en aquella iglesia estilo Arte Barroco donde solíamos vernos a escondidas cuando nos recién nos conocimos- el chaval solo le dio un abrazo más y le dijo, anda márchate antes de que te arrepientas, vas a tener una gran familia, y hasta quizás puede que seas feliz, solo recuerda no es malo envejecer, si no amar, la mina dio un cálido beso y se marchó por aquella puerta de madera, el chaval pago la cuenta y partió a casa.


Después de varios días sumido en los recuerdos de aquella gran historia decidió salir de aquel cuarto de hotel, salió a caminar a levantar sus pasos, entro a una joyería sin querer, compro aquel juego de aretes, con una gargantilla que él le había prometido regalarle el día que ella estuviera de blanco en una iglesia, y camino hacia aquella iglesia, todo era muy formal, estuvo toda la misa pensando cómo le haría para entregárselos, espero a que terminara y al aprovechando el momento en el cual pasan a felicitar a los novios, el chaval se paró enfrente de la mina, ella se mostró muy nerviosa, el chaval saco el estuche y le dijo mira, recuerdas, promesas son promesas, el novio extrañado pregunto porque decía eso, el chaval poniendo cara de maldad solo dijo, soy un amigo de la infancia y prometimos en una ocasión que cuando se casara yo tendría que hacerle un presente, la mina volvió a respirar y un –Gracias- salió de su boca, el novio comento que se los pusiera, para que pudiera lucirlos en las fotos más tarde y le empezó a poner los aretes, el chaval le puso la gargantilla, el chaval felicito al novio y le dio un abrazo y unos cuantos buenos deseos, a la mina, aprovecho el abrazo para decirle, felicidades toda tu vida me recordaras o al menos cuando veas las fotos o el video de tu boda.

lunes, 8 de abril de 2013

Gracias por tu ayuda

"...Gracias por tu ayuda..."



El celular marcaba las 18:05 horas en la televisión pasaban un programa bastante cutre al cual nadie le ponía la mínima atención, las pocas personas se entretenían con lo que tenían en sus manos, celulares, libros, tablets, yo solo observaba y hacia ciertos comentarios para mí mismo, la mina del libro de sus grandes ojos solo brotaron unas lágrimas como si estuviera llorando, no me detuve en preguntarle quizás alguna reflexión de su libro de Bucay fue lo que provoco tal reacción en ella, el tío de la Tablet de la manzanita se notaba un tanto concentrado en su pantalla para darse cuenta de las lágrimas de la mina, seguía observando y había también un par de críos haciendo comentarios muy burlones viendo la pantalla de un celular quizás estaban en una red social, deje de observar cuando un chaval se acercó a la mina quizás para comentarle que era su turno ya que de inmediato se levantó cerro aquel libro y siguió el paso del chaval, yo me quede ahí viendo las reacciones de los otros tipos en cuestión esperando a que saliera aquella mina, después de casi una hora salió la mina un tanto más relajada tanto que ni se fijó de mi presencia y salió de aquella sala de espera a toda prisa, al salir en la calle había tanta gente que decidí no perderla de vista así que seguí camino unos metros atrás de ella como si estuviera acechándola llego a una puerta de cristal que se me hacía familiar, claro era la entrada del edificio donde vivía la mina, así que la seguí hasta que el elevador se cerró, tuve que subir los 5 pisos por las escaleras, al llegar al piso señalado camine automáticamente al departamento 2 que tenía la puerta emparejada como era costumbre cuando alguien estaba en casa, pase y de inmediato me vio su hermana una pequeña de 6 años jugamos por un tiempo corto al lego, después al puzzle y por ultimo al “corre que te pillo” después la niña me pidió un vaso de agua, camine a la cocina para traerle un vaso y al regresar ya no estaba, la busque por todo el departamento y no estaba ni ella ni la mina, así que decidí salir no sin antes cerrar bien la puerta con la llave que siempre estaba en aquel macetero fuera de casa.


Camine con rumbo conocido a 4 calles de ahí se notaba todo muy extraño, la gente conocida no me devolvía el saludo, veía que los niños se me quedaban viendo quizás extrañados que un loco este hablando solo, al llegar a casa de mi madre pase y escuche que le decía a la mina que iría al hospital, así que no perdí tiempo en subir a la camioneta en la parte de hasta atrás enseguida subió mamá y la mina adelante mientras la niña atrás con ella jugué al memorama durante todo el camino y he de admitir que tiene mejor memoria que yo, el marcador quedo 2 juegos a 0 en favor de ella, llegamos al hospital y bajaron todos yo espere para bajar al final y por poco me quedaba atrapado por la puerta de cierre automático, llegando a recepción escuche que mama decía que íbamos al piso 12 cuarto 1, recordé que eran mis números en las ultimas playeras de soccer, y mama se entretuvo junto con la mina llenando un carnet para que dejaran entrar a la niña, yo decidí subir por las escaleras ya que nunca me han gustado los elevadores, termine de subir y quede observando por aquel ventanal grande el paisaje era muy bueno ver el sol ocultándose al final del valle y las luces empezaban a encenderse, me dirigí al cuarto que mamá había dicho, antes de entrar un médico salió a toda prisa casi choco con él, pff que tipo tan mal educado ni una disculpa me dio por salir como loco de ahí, por eso no me caen muy bien los médicos dije entre dientes, al cruzar la puerta escuche el llanto de mamá, y me quede parado hasta que la niña iba saliendo del baño y me vio ahí parado me dijo que nos sentáramos en el piso, que a ella nunca le ha gustado estar en el hospital, en eso la mina le cuestiono ¿Qué haces? A lo que la niña respondió que platicando conmigo, la mina de inmediato le hizo una gran reprimenda “con eso no se juega, no quiero que vuelvas a decir algo así he” la niña a punto de hacer una rabieta como otras que ya le había visto, le dije que jugáramos un rato más al memorama.


Empezando a jugar le pregunte ¿Sabes por qué Mamá llora tanto? Me respondió sin dejar de mirar las cartas en el piso, “mira en esa cama hay uno que se parece mucho a ti quizás sea un mellizo y un doctor le dijo hace rato que ya no se podía hacer nada, si no respondía ese señor en la noche lo iban a desconectar, ¿quizás este robándose el internet por eso lo van a desconectar no?” antes de que pudiera responderle la mina le alzo la voz y amenazante le dijo “esta vez será la última vez que dices ese nombre, entiende la señora no se siente bien” la niña en secreto me dijo “desde que tuviste aquel accidente, mi hermana y tu mamá no la han pasado nada bien, me regañan cuando digo que juego contigo, o cuando vamos al super y pido cosas para ti también se enojan, por eso he pedido nutella para ti aunque a mí no me guste, solo respondí con una sonrisa y le dije que no se preocupara que yo hablaría con su hermana y con mamá, me pare y camine hacia donde estaba mamá, la mina y mamá seguían llorando, al voltear a ver a la cama vi que estaba yo acostado, bastante desmejorado, unos cuantos kilos menos de peso, con los ojos semi abiertos, después vino en mi un flash back, manejaba aquel clásico americano Chevrolet Apache 59 modificado, me dirigía a casa de la mina para el festejo de mamá, solo 4 cuadras nos separaban podía haberme ido caminando pero recién termine de restaurar ese gran auto, a las dos cuadras vi que me seguían, me metí entre calles y seguían dos autos atrás de mí, así que decidí probar los 300 hp que traía de la reciente modificación, acelere hasta llegar a la carretera federal, los veía aun por el retrovisor, solo aceleraba y aceleraba, hasta cuando vi por el retrovisor que no se veía y al voltear hacia el frente vi que un tráiler venía de frente, solo atine a saltar de vehículo, salte al voladero, solo recuerdo el vértigo que siempre eh tenido al caer, y sentí que caí en algo como si fuera un árbol, después sentí un golpe que me hizo dormir, regrese al hospital cuando mamá le decía a la mina que cerrara la ventana que se sentía mucho frio, la mina solo dijo que estaba cerrada, con razón la mina y mamá no pueden verme, la niña me señalo y dijo miren ahí esta Cristian ¿si pueden verlo? Esta enfrente de su mellizo, entonces la mina amenazante dijo, “fue la última vez” y camino hacia donde estaba la niña yo quería gritar pero no podía en mi desesperación brinque hacia mi cuerpo y cuando la mina iba a pegarle a la niña alcance a decir “Detente, no le pegues, ella no miente” de inmediato la mina paro su mano en el aire y volteo a verme al igual que mama mostraban una cara de asombro, la niña solo me dijo “Gracias por tu ayuda”, en eso los aparatos a los cuales estaba conectado empezaron a sonar demasiado fuerte y de inmediato un grupo de médicos entraron mientras las enfermeras retiraban a mamá, la mina y a su hermana…


Este escrito fue hecho en mis últimos minutos de lucidez de los felices 23 años…