martes, 27 de julio de 2010

despedida...NO!!

Justo cuando te habia encontrado, despues de una larga busqueda, tras una inmensa tristeza...hoy te vas y pienso ¿porque a menudo me pasa esto?, se que no es algo malo para mi porque vendran cosas aun mejores, lo unico que puedo decir es...gracias por la oportunidad de haberte conocido!!. se que seremos felices, màs cuando te encuentre en mi camino y dibuje una gran sonrisa al saber que estas muy bien, porque tu eres de esas personas que lograras todo lo que te propongas y a donde quiera que vayas destacaras entre la multitud! Suerte!!

Creo q te puede parecer algo dramatico, pero jaja sinceramente si eres importante en mi vida...creo q pasamos dias muy agradables!! :)

domingo, 18 de julio de 2010

RECORRIENDO CAMINOS


Creo haber dormido tan solo tres o cuatro horas antes de que los rayos del sol me despertaran para estudiar de nuevo, mientras me dirigía aquel lugar donde me volvería a enfrentar a mi destino.

Sentado en el camión abrí un poco más la cortina para dejar entrar los rayos del sol que me darían un poco más de calor, pues el aire ya había congelado casi todo mi cuerpo. Encendí el ipod y puse algo de música tranquila para poder estudiar, mientras trataba de concentrarme en el caso en concreto, visualizando de nuevo todo el expediente clínico de una semana de elaboración.

Volví a ver la ventana casi al entrar a la ciudad de Guerrero y entre aquellos cerros vislumbra tu cara en ese color rojizo que tenía el alba, cuando entre las sabanas de la cama tus mejillas rojas me miraban al empezar el día.

Baje la mirada y una lagrima broto rápidamente. Tome mi camisa para secarla, mientras un hombre ya grande me observaba detenidamente.

-¿Por qué sufres hijo?- decía el viejo mientras cerraba la revista que iba hojeando desde que desperté.

- No es nada señor- mientras rápidamente trataba de centrar mi atención en el expediente que trataba de estudiar.

-¿Te gusta leer y estudiar?- me preguntaba mientras miraba el alba detenidamente.

-Si- con voz dudosa respondía a su pregunta, cerrando así el expediente y centrando mi mirada en su cara de aquel señor ya grande, y sus ojos que se cristalizaban, los ojos azules como el agua del mar.

-Ahí no se aprende a sentir amigo mío- decía la voz de aquel señor mientras volvía a ojear su revista

-Disculpe- decía con una voz cada vez con más dudas al no saber a que se refería el señor.

- Lo que estudias no te enseñara a sentir, así que no trates de refugiar lo que sientes debajo de todas esas notas…- el hombre tomo su chaqueta y cerro la revista, tan solo hizo un gesto para despedirse y se paro rápidamente.

En el autobús tan solo se oyó la voz del chofer que anunciaba la llegada a nuestro destino. Aturdido no supe lo que había pasado, trate de acomodar todas mis cosas y descendí rápidamente del autobús.

En la sala uno de la terminal una familia estrechaba al señor, mientras una señora ya grande se recargaba en su hombro con ternura y delicadeza como si fuera la primera vez que se hubieran visto.

En una mano sostenía el portafolio y en la otra una chaqueta mientras me congelaba ante la imagen de aquella familia en la sala de espera. Tan solo di media vuelta y seguí mi camino en un taxi hacia un Juzgado.

En el camino observe la costera y trate de perderme en el mar y las palabras del señor, tratando de ver lo que él podía ver y lo que yo nunca había visto, pues sus palabras las pude sentir que habían tocado una parte de mi que decía que era cierto. En el refugio de las hojas que leía nunca había encontrado algo semejante.

Salí de aquel lugar corriendo para regresar de nuevo por la noche, mientras trataba de comer algo de manera rápida entes de irme de aquel lugar.

Llego la hora de salir de la central, tome mi asiento y encendí el ipod mientras observaba que no había nadie a mi lado. Deje mis expedientes en el portaequipaje superior de mi asiento y con el teléfono en la mano observe su pantalla detenidamente.

No hay mensajes nuevos

Lo encendí y abrí el correo electrónico. Mientras con aburrimiento observe:

Tiene 3 mensajes nuevos. Asunto: Trabajo

Apague el teléfono para guardarlo mientras volteaba a la ventanilla, observe como me alejaba por el corredor de la playa para de nuevo llegar la carretera. Subí el volumen y cerré mis ojos con fuerza, pues tenía los ojos tan cansados que no podía cerrarlos.

Deje pasar el tiempo y en mis sueños tan solo volví a recordar la imagen que me paralizo aquel día. Entre sueños tan solo escuche una voz a lo lejos que anunciaba de nuevo la llegada a nuestro destino.

Me puse la chaqueta y tome el portafolio, descendí lentamente por el autobús hasta llegar a la sala de espera en la terminal de autobuses.

-Casi las diez de la noche- pensé mientras observaba mi reloj.

Alcé la mirada en la sala de espera, pero era cierto no había nadie, me acerque a una máquina para tomar un café. Sentado tan solo vi como me hacia invisible ante el ruido y el movimiento de toda la gente, con un trago enorme trataba de quemar mi pecho que se sentía congelado.

Agarre de nuevo mis cosas y salí de la central, tome el paraguas y del otro lado de la avenida tome un taxi.

-¿A dónde va?- me preguntaba el chofer mientras cambiaba la estación de su radio a un poco de jazz nocturno.

- No se- respondí con un poco de miedo.

-Pero hoy tan solo lléveme a casa- dije pensándolo y divagando en la noche de aquel viernes lluvioso.

El taxi se perdió en medio de las vías de esta inmensa ciudad, entre las sombras de la misma, como si fuéramos un viejo recuerdo que se pierde con el paso del tiempo.

AUTOR: LOPEZKIN
FOTOGRAFIA: IOSHY

lunes, 12 de julio de 2010

“El hubiera existe, que tan dispuesto estas para llegar a tu limite"

Qué pasa cuando te das cuenta que todo lo que has sembrado se ha quedado bajo tierra, que pasa cuando vez que las amistades se han convertido en unos grados de alcohol, que pasa cuando las esperanzas se ven reducidas a ceniza de tu ultimo cigarro, que pasa cuando te das cuenta que por el balón tras el cual corriste casi toda tu vida se ha desintegrado, la vida no es un balón que va girando sobre la tierra, hay que saber que “para llegar alto, no basta con tener talento, hay que atreverse a volar..” 

Cuando uno se sienta a ver una película o una serie, busca hacer ese famoso click, ese sentirse identificado, muchas veces se logra otras tantas no, pero cuando en verdad se siente ese cosquilleo detrás de esas 2 micas de los anteojos y te das cuenta que necesitas una cerveza y un buen cigarro es cuando te das cuenta que eso que estás viendo, no es una película de cartelera o una de arte, no es una serie o un libro “ Best Seller” , sino que lo que en verdad estás viendo es tu vida en pequeños segmentos de 30 minutos, después te das cuenta que todo se va desvaneciendo poco a poco así como los recuerdos de la ultima vez que sentiste esa canción, los recuerdos de esa peli que te hizo soltar mas de un par de lagrimas, así como los recuerdos que ya no recuerdo...


sábado, 10 de julio de 2010

Escrito de una tarde Veraniega

Que envidia ese querer enamorar a una mina de la manera que lo hacen estos jaliscienses que están frente a mí, edades no pasan de los 18 años, el chaval con una voz suave y un trato suave toma una pequeña tabla de surf y le dice a la mina viéndola a los ojos y haciendo sus palabras suaves, “súbete este pony es mansito, quietoo quietoo chiquito” la mina le mira de una forma en la cual dentro de la alberca se toma su cabello y le responde, “me subo pero si tu agarras bien al pony por que si no me caigo” la conversación se vio interrumpida por un balonazo que le dieron al chaval, la mina se dio vuelta y el chaval siguió jugando con sus amigos, la mina lo miraba un par de metros atrás, el chaval de igual manera cada que podía le regalaba un par de miradas tiernas…

La historia no sé si tuvo fin, pero cuando la mina salió de la alberca un chaval algo más grande la tomo de la cintura, la mina solo cerró los ojos, y haciendo un gesto de desaprobación se fue con ese otro chaval, el chaval principal puso una mueca de tristeza y siguió jugando con sus amigos solo que de manera diferente, cuando podía los golpeaba, cuando podía los hundía bajo el agua cuando podía miraba a esa mina recostada a un lado del que pareciera ser su novio…


Historia (Parte 1)
Dos viejos pasean  por el malecón de Vallarta en México, los viejos se veían muy enamorados, el señor le regalaba un par de besos mientras le estrujaba de una manera suave con un abrazo, la señora le respondía cada uno de los besos y dejándose querer hacia muecas de agradecimiento y hasta cierto punto “chiquear”, cualquiera que los viera diría que reflejan ternura y que han sido felices toda la vida, los viejos se veían mas enamorados, al contrario de miles de chavales que pasaban por el mismo malecón, estos viejos no tenían la cara de apendejados.

El viejo se llamaba Román y tenía 65 años, es jubilado hace un lustro, fue ingeniero en petróleos mexicanos , la señora se llamaba Valeria y tenía 64 años, jubilada hace 4 años de la misma empresa, tenían 4 hijos en común que residían en el extranjero, un cuarteto de nietos y estaban esperando al primer bisnieto, a Valeria le gustaban las artesanías jaliscienses a Román le gustaba el tequila de Jalisco, a Valeria le gustaba la comida Alemana, a Román le gustaba la comida Nacional, había viajado por 4 países Sudamericanos, 3 países del Caribe, 8 países de Europa y un par de países Asiáticos, pero era la primera vez que viajaban al mismo lugar juntos desde su luna de miel hace 40 años, que viajaron a Bariloche en Argentina.

A Román le gustaba pasear por el malecón al igual que a Valeria, a Román le gustaba besar esos labios color carmín y ah Valeria le encantaba recibir esos besos, nadie sabía el pasado que tenían, nadie se imaginaba que hace unos años estuvieron a punto de divorciarse por cuarta vez, nadie sabía que Román y Valeria no se había querido toda la vida…

La historia se remonta hace 35 años, tenían apenas 5 años de casados, Román tuvo que viajar a Argentina por motivos laborales, ahí conoció a una mina llamada Jessica, una mina veinteañera que vivía en San Martin cerca de Buenos Aires, ella laboraba en el Restaurante de un hotel muy conocido en Buenos Aires, ella hizo el conocidísimo “Click” cuando le servía la 3 taza de café en la misma semana, Román la invito a salir por la noche un viernes en un lugar muy conocido en la región, la mina acepto y se liaron una noche barbará, la siguiente semana, la mina le servía todas las tazas de café, pero de noche y en la habitación de ese hotel, después hacían el amor como verdaderos enamorados, la magia solo duro una semana, Román tuvo que regresar a México y Jessica tuvo que regresar a su vida de mesera en ese hotel, la fugaz historia de amorío México – Argentina concluyo con unos arañazos en la espalda, y con un par de ilusiones dispersa por ese cuarto de hotel…

Al tiempo que Román se encontraba en Argentina, Valeria se encontraba en Campeche, la mandaron para verificar algunos costos de la planta que se encontraba en aquel lugar, Valeria se hospedo un par de días en Un hostal de Campeche, la tercera noche la paso en la casa de un lugareño, la cuarta igual, y la quinta noche la paso en un Bar de mala muerte, Valeria había encontrado un hombre que le hacía sentir lo que su Román no le hacía, Valeria se despidió del lugareño con un te busco después, el lugareño con ilusión y la nevera llena de comida y cerveza le respondió con una linda sonrisa y una sesión de besos y caricias que más de uno en esa central camionera se dio cuenta de tal situación, Valeria conoció a este tipo de apodo “Pancho” en la calle mientras este le regalaba un piropo vulgar desde la construcción donde trabajaba, a Valeria lo que le gusto fue la decisión con la cual “Pancho” se dirigió hacia ella…


miércoles, 7 de julio de 2010

lo disfruto...

¡Dolor!...sí este estado tiene una situación determinada para mi vida, ¡¡afección del alma acompañada de placer!!

Esto es más fuerte que el dolor de una muela, esa que solo ha buscado hasta el momento un estado de salud fatal… el dolor me enseño a ser diferente no solo porque mi estado de ánimo es pésimo sino porque ahora ¡lo disfruto!

No sé cómo describir mi situación ¡favorable, desfavorable!...disponiéndome a afrontarla encuentro que tu eres el dolor…

Aun no puedo creer como manejas mi vida sin estar en ella físicamente, ¡claro! Tu habitas en mi mente, tu eres ahora parte de mi ser.

Aún estas dentro de mis pensamientos, los cuales me hacen feliz al recordarme a tu lado, ¡esperanza, anhelo! Ver en el mundo algo que no es y que no pudo ser, sí, aun mi mente imagina estar contigo, crear un lugar mejor a tu lado, un camino lleno de amor que culmina en felicidad.

¡Miedo! … solamente tú, aquello que me produce gran dolor y destrucción, incluso estando lejos… la razón de mi desilusión, la razón de mi tristeza…


jeje como veeran me di a la tarea de experimentar creando una entrada,no es nada fácil para mi....jaja :)

jueves, 1 de julio de 2010

CUENTOS DECAPITADOS

Puedo tocarte o solo verte, las razones suficientes para pensarte, muero de pronto o vivo siempre, no sé en qué estado me encuentre. Lejos de ti me di cuenta que llega la noche y todos duermen, pero en mi camino todo va despierto. Quiero ir a cualquier rincón donde pueda encontrar de nuevo todo lo que he perdido. Buscando encontrar todos mis recuerdos, momentos y sentimientos que deje arropados en algún lugar. Poder dejar de pensar en ti estés en donde estés

No se si leas esto, si aun estés ahí, solo puedo decirte que llevo un millón de vueltas, aun no dejo de fumar, de echar ese trago ocasional, viendo el cielo mientras todos sueñan  y no se por que aun te quiero.

Esto es tan incorrecto y malo en todo sentido, seguir cargando con esos sueños muertos, decapitados por esta decisión, seguir soñando con esos campos de nunca jamás, siendo que los campos han muerto, a pesar de que mi corazón los quiera revivir.

Mientras uno ama el otro olvida y se va la forma adecuada del amor, conciente de mi inconciencia busco poder dejar atrás ese lapso de tiempo inmortal, que mato estos sueños que nunca pudieron vivir para siempre, espero poder dejar de cristalizar esa devoción que tengo hacia a ti.

Pídeme lo que tu mas quieras i unas horas para malgastar, te conozco mas allá de este tiempo,  y yo se que lo nuevo siempre vino corriendo, y gracias a todo esto mis sueños murieron poco a poco y por el momento espero que el reloj comience de nuevo en mi vida.


Otra vez la magia de la tinta electrónica en letras del Abuelo...